EUSKALDUN BASATIAREN MITOA/EL MITO DEL EUSKALDUN SALVAJE


EUSKALDUN BASATIAREN MITOA

ASKATASUN EGUNA 2020, ABUZTUAREN 15a


Joxe Azurmendiren "Espainolak eta euskaldunak" liburutik


(Seguido, la traducción al castellano)

El Baskón (sic.) de los documentos godos y francos, y de los sucesores nacionales inmediatos, es personaje repulsivo. El odio, desde los campamentos subió a la celda de los monjes y al camarín de los obispos que escribían las crónicas. Sirviéndonos de frase moderna, podríamos decir que "tuvieron muy mala prensa". Ese odio, como tradición de raza, duró mucho, y se derramó en una sistemática denigración de los Baskones y sus cosas (A. Campión).

Kronikak beterik daude euskaldunentzat holakoxe lorez: Irruptiones Vasconum; Vascones in montibus rebellantes; incursus Vasconum Tarrac. provinciam infestantium; Vascones ipsi, animorum feritate deposita; feroces Fascones in finibus Cantabriae perdomuit, eta abar. 

Literatura ezaguna, ezta?

Euskaldunak, etsaiek menderatu bazuten eta besterik ezin bazuen, obedientzia agindu behar izaten zuen. Baina burua jaso ahal orduko berriro altxatzen zen. Eta ohi den moduan, beti bezala, etortzen zen gerra bat bestearen ondoren, kasi erritual baten arabera, Fredegarioren Kronikak esaten digunez (quod more solito sicut semper fefellerunt — Vascones).

Parez-pare, Erregeen letania daukagu: Vasconias depredatur; Pampilonam capit; partem Vasconiae occupat; Vascones una expeditione vastavit; Vascones humiliavit; cum omni exercitu Vasconiae partes ingreditur; feroces Uvasconum gentes debellaturus aggrediens, eta abar.

Hori zen historia. Berdintsua bisigotoekin zein frankoekin. Berdin da etsai hegoa zein ifarra mendi-seme biluziarentzat. Hau da, euskaldunak errebelatu egiten dira beti, goberna ezinak dira, basatiak, ohilak, piztiak dira.

Kronista frankoek, beren Agintari frankoen morroi guztiz manukor horiek, mendilapur jende bandidoa bezala pintatu digute hortakoz euskalduna. San Gregorio Toursekoak, adibidez:

Baskoinak mendi gainetatik behera abailan lautadara jeisten dira, mahats eta soro lurraldeetan auzoak suntsituz, etxe bizitokiak sutan kiskaliz, ganadua harrapatuz eta jenderik ere gatibu atzemanez... (Anales de Historia Eclesiástica de los Francos, lib. 9, kap. 8, zenb. 7).

Gregorio Tourseko Apezpikuak aipatzen duen hori 587an agitu omen zen; justu sei urte lehenago gertatua zen, gorago esan dugun Bladasteren kanpaina hura euskaldunen kontra, Txilperiko Erregeren aginduz (eta Txilperiko hori, Poitiersko Apezpiku poetak euskaldunen kontra animatzen zuena da).

Euskaldun haiek nahikoa barrabasak izango zirela, ez da dudarik. Frankoak eta bisigotoak ez ziren bake aingeruak. 

Kanpionek, beraz:

Estos Baskones, no dudo yo que serían fieros, y aún feroces acaso en los momentos de coraje y desesperación durante las guerras por la independencia patria. Mas, de actos feroces suyos, poquísimas memorias particulares guarda la historia, escrita por enemigos. Los Godos y los Francos, en todo caso, no tienen derecho a arrojarles la primera piedra...

Aldi hartan euskaldunen beste akusazio larri bat sortu zen: faltsuak eta ezin fidatzekoak zirela, maltzurrak eta iruzurtiak, traidoreak, hitz emana jaten zutenak, gentem nequissimam (Lib. de miraculis S. Martialis). Arrazoi bi batera du salakuntza honek: bat, euskaldunak, garaileei manupe hitza eman arren, jeiki egiten zirela; bestea, euskaldunek egiten zuten gerrila.

Euskaldunak, ahal zuten guztietan errebelatu egiten zirela, ikusia da. Historia horrek berdintsu jarraituko du aurrerantzean ere.

Askoz geroago, espainolek, erresistentzia handirik aurkitu gabe, Nafarroa konkistatu zuten. Baina nafarrak behin eta berriro errebelatu egiten ziren. Acuña, Errege Katolikoen Ordezkoak, Nafarroan inorekin ez zegoela fidatzerik, esaten zuen orduan: nafar denak faltsuak zirela eta Nafarroa un reyno de traidores (sartaldeko nafarren ikuspegitik kronika osoa: https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/07/cronica-de-la-invasion-de-1512-desde-la.html). 

Konbentzio Gerraren ondorenean (1794): en el círculo oficial madrileño fue indeleble la falsa idea de que Guipúzcoa era traidora, Lasalak dioskunez (honen berri osoa:  https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/08/la-declaracion-unilateral-de.html). 

Traidore zikin hutsak, karlistak ere, XIX. mendean: traidoregatixe "kastigatu" gintuzten (kronika osoa karlisten ikuspegitik: https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/08/historia-del-carlismo.html.

1936an, badakizu, Bizkaiari eta Gipuzkoari tokatu zaie "probintzia traidore" izateko ohorea. Historia. Tradizioa (honi buruzko ausnarketa: https://lehoinabarra.blogspot.com/2015/11/el-3-de-diciembre-el-dia-de-nabarra-del.html).

Euskaldunei faltsu eta traidore erizteko beste arrazoia —hau ere gure egunotarainoxe ailegatzen dena— euskaldunen gerra modua da: gerrila.

Silenseak ederki eman digu gerrilaren berri (XII.mendeko idazle gaztelarra): 

Abandonando las llanuras, los nabarros se refugiaban en las ciudades y defensas puestas en las gargantas de las monta- ñas; y como tan curtidos por el frío y el trabajo y ligeramente armados, atravesando los collados y frondosos bosques y serpeando de improviso hacia los campamentos de los enemigos sin que éstos se dieran cuenta, los destrozaban con frecuencia. Y este modo de guerrear jamás pudo ser vengado, porque los nabarros, ágiles y ligeros, se diseminaban por varios puntos, según las circunstancias.

Silenseak mairuen kontrako gerrila deskribatu digu. Frankoen eta bisigotoen kontrakoen berdina izan zela Kronikek erakusten dute. Gerrila tankera berdina erabiltzen zuten iberoek, Estrabonek esan digunez. 

Pobrearen gerra da. Gerra-eskola honi frankoek izugarrizko higuina hartu zioten: beren eskalabroak dinakoxea. Eta harritzen gaituenik, behintzat, ezin da izan horixe.

Karlomagnoren kronista Eginhardok Orreagako ausiabartzaz (nardakeriz) idatzi duena aldatuko dugu hona, Vita Caroli Magni-ko kapitulutik:

Vuelve el ejército, salvo y sin daño alguno, excepto el que hubo de sufrir en la cumbre del Pirineo por la PERFIDIA DE LOS BASKONES. Pues marchando el ejército en hileras, a causa de la estrechez del lugar, los Baskones, emboscados en la cima por ser sitio muy a propósito por la abundancia de árboles [in summi montis vertice positis insidiis... insidiis ponendis opportunus], acometiendo desde arriba a la última parte del bagage y a los que iban a la cabeza para defender a la vanguardia, los arrojaron a un profundo valle, donde, trabada la lucha, mataron a todos. Después de robar el bagage, amparados por la noche, que se aproximaba, se diseminaron velozmente por diversas partes, merced a la ligereza de sus armas y a la disposición del lugar donde se luchaba. Los Francos, por el contrario, quedaron inferiores a los Baskones, por el peso de las armas y la aspereza del terreno. En esta batalla fueron muertos... Este hecho no pudo ser vengado hasta el presente, porque el enemigo, una vez realizada la hazaña, se dispersó, de tal modo que ni siquiera quedó noticia de dónde pudiera ser hallado.

Karlomagnok, bere erresumetako lorea eta loria bildu zuen, osatu zuen armada distirante bat, eta eragozpenik gabe iragan zituen mendiok Iruñeraino. "Entonces el Rey... habiendo atacado en primer término a Pamplona, ciudad de los nabarros, la recibió a discreción" (Eginhardo); "y derruidos los muros de la misma ciudad, subyugados ya los Españoles, los Wascones y los Nabarros, regresó a Francia" (Anales Metenses). Itzuleran akordatuko zen, zer egin zuen Iruñean. 778an agitu (gertatu) zen hau, abuztuan.

"Frankotarrak —irakurtzen dugu Zabalaren Historia-n— ez ziren luzaro egon berriro ere Pirinioetatik honantz agertzeke...Frantzia aldeko euskaldunekin Akitaniako erresuma berri bateratu zuen Karlomagnok eta bere seme Ludobiko Piori eman zion". Ikus Zabalarenean Orreagako bigarren eta hirugarren batailak.

Bigarren Bataila (erdian, frankoen erreprezio eraso bat egon zen), (...) goian aipatu dugun lehenaren antz-antzekoa zinez, Eneko Haritzena da. "Astronomoak" kontatu digu gudaketa hau, Vita Ludovici Pii. Ohi bezala sartu ziren berriro euskal mendietan armada bikain batez —cum magnis copiis— Eblo eta Asinario jaun Konteak. Ezin inork buru egin eta eutsi ahal izan zien. Biok, hortakoz, okerrik gabe sartu ziren Iruñean bitore. 824a da. Itzuleran, ordea, horiek ere oinak han galdu dituzte: Eneko Haritza zain zeukaten mendi zokoetan, et inde negotio peracto redirent, SOLITAM loci PERFIDIAM habitatorumque GENUINAM experti sunt FRAUDEM...

Lekuaren zitalkeria eta euskaldunaren berezko malezia eta maltzurkeria!

778ko eta 824ko Orreagako Bataila Biak 

Borroka ez zutela kondizio berdinetan egiten, euskaldunek abantaila zutela beti, aterako dute frankoek aitzakia: lekuaren zakarra, armen arina, bentajak zituzten euskaldunek; frankoek arma astunak zeramatzaten, lekua desegoki zuten, desbentajan aurkitzen ziren... Wasconicam perfidiam, esan beharko da; loci perfidiam habitatorumque genuinam experti sunt fraudem, topiko bihurturik jadanik. San Leon ezin zen Baionan sartu, propter insidias Vasculorum molestantium nocte et die civitatem.

824. urtean, Nafarroako biztaleria 200.000 ingurukoa zela uste da,
13. miloi bat franko:
"The History of Europe: Every Year"

Orain, menditar barbaro horiek umilatu eta desmoralizatu duten Errege sakratuaren armada loriosoa, monjeek eta apezpikuek moralki eta psikologikoki berrarmatu behar dute: etsaiak etoi traidoreak dira. Hori beti arrazoi ona izan da. 

Berriz Kanpionekin bukatuko dizut:

Los cronistas godos y francos, cuando narran las guerras de sus naciones respectivas contra los Baskones, sin empacho los califican de "rebeldes"... Vencidos a veces, la impotencia momentánea los constreñía a las apariencias de una vana sumisión. Fredegario nos advierte que el juramento prestado por los Baskones a Dagoberto fue "el que acostumbraban"... Juramento de vivir sometidos al extranjero mientras no pudieran expelerle. Sin duda es esta la materia más grave de la ponderada perfidia baskónica. Porque las "insidias", que consisten en aprovecharse de los valles angostos, las oscuras selvas y los altos montes, todo combatiente las usó si pudo. Pero, los invasores, naturalmente habrían preferido que las allegadizas huestes montañesas, medio desnudas y mal pertrechadas, les atacasen a campo raso. Entonces no hubieran mentado los cronicones las insidias del mayor número, de la organización, de las lanzas, caballos y corazas...Los Baskones practicaron la guerra de emboscadas, la eterna táctica de las guerrillas hispánicas: movimientos veloces, poca impedimenta, elección del sitio y la hora, y después del lance, pronta dispersión, aun más que la inopinada acometida.

Dena den, hori hor geldituko da: euskalduna basapiztia beltz eta traidorea dela, barbaro maltzurra, tranposoa, fida ezinezkoa, zitala. Baskoinek, bene-benetan, "tuvieron muy mala prensa". 

Eta, egiaz:

Mila vrte ygarota 

Vra vere videan...

JJoan Mari Torrealdairen (Forua 1942-Usurbil 2020) eta Joxe Azurmendiren (Zegama 1941) omenez

JAKINen, liburu osoa:

https://www.jakin.eus/digitalizazioa/azurmendi/bilatzailea/guztiak


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

EL MITO DEL EUSKALDUN SALVAJE 

ASKATASUN EGUNA 2020, ABUZTUAREN 15a


Del libro "Los españoles y los euskaldunes" de Joxe Azurmendi,  "EL MITO DEL EUSKALDUN SALVAJE" atala (itzulpena Edorta Agirre):




El Baskón (sic.) de los documentos godos y francos, y de los sucesores nacionales inmediatos, es personaje repulsivo. El odio, desde los campamentos subió a la celda de los monjes y al camarín de los obispos que escribían las crónicas. Sirviéndonos de frase moderna, podríamos decir que "tuvieron muy mala prensa". Ese odio, como traición de raza, duró mucho, y se derramó en una sistemática de los Baskones y sus cosas (A. Campión).


Cuando el enemigo lo sometía y no tenía otra salida, el euskaldun debía prometer obediencia. Pero en cuanto podía alzar la cabeza, se rebelaba. Y, como era habitual, las guerras se sucedían, una tras otra, casi como un ritual, tal como lo relata la Crónica de Fredegario (quod more solito sicut semper fefellerunt Vascones). Junto a eso tenemos las letanías de los Reyes: Vasconias depredatur; Pampilonam capit; partem Vasconiae occupat; Vascones una expeditione vastavit; Vascones humiliavit; cum omni exercitu Vasconiae partes feroces Uvasconum gentes debellaturus aggrediens, etcétera. 


Esa era la historia. Muy similar, tanto con los visigodos como con los francos. A la montaraz criatura semidesnuda le da lo mismo el enemigo del norte que el del sur. 

Dicho de otro modo, los euskaldunes siempre se rebelan, son ingobernables, salvajes, díscolos, bestias, en una palabra. 

Ahí está todo un Gregorio Tours, por ejemplo: 

"Los vascones descienden rápidamente, monte abajo, a la ladera, destrozando aldeas en tierras de vid y otros cultivos, incendiando bogares, robando ganado y tomando gente cautiva..." (Anales de Historia Eclesiástica de los Francos lib. 9, cap. 8, núm. 7).


Esto que relata el Obispo Gregorio de Tours pudo suceder el año 587; seis años antes exactamente había tenido lugar la campaña de Bladaste, en contra de los euskaldunes, por orden del rey Chilperico (a este Chilperico animaba el Obispo poeta de Poitiers, en contra de los euskaldunes). 

Aquellos euskaldunes serían bastante traviesos, sin duda. Tampoco francos y visigodos eran sosegados angelitos. 

Campión, de nuevo: 

"Estos Baskones, no dudo yo que serían fieros, y aún feroces acaso, en los momentos de coraje y desesperación durante las guerras por la independencia patria. Mas, de actos feroces suyos, poquísimas memorias particulares guarda la historia escrita por los enemigos. Los Godos y los Francos, en todo caso, no tienen derecho a arrojarles la primera piedra..."

En aquella época surgió otra acusación contra los euskaldunes: que eran falsos, indignos de confianza, felones y defraudadores, traidores, que incumplían la palabra dada, gentem nequissimam (Lib. de miraculis S. Martialis).

Dos facetas muestra, a la vez, esta acusación: una, que los euskaldunes, aunque dieran palabra de sumisión al vencedor, se rebelaban; dos, que los euskaldunes practicaban la guerrilla. 

Ya hemos visto que los euskaldunes se alzaban en contra del invasor siempre que podían. La historia continuará así en lo sucesivo. 


Los españoles, mucho más tarde, conquistarán Navarra sin apenas hallar resistencia. Pero los navarros se rebelarán una y otra vez. Acuña, Valedor de los Reyes Católicos, decía por entonces que en Navarra no podía fiarse de nadie, que todos los navarros eran falsos y que Navarra era un reyno de traidores (para más información: https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/07/cronica-de-la-invasion-de-1512-desde-la.html). 

Tras la Guerra de Convención (1794), en el círculo oficial madrileño fue indeleble la falsa idea de que Guipúzcoa era traidora, según nos comenta Lasala (más información en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/08/la-declaracion-unilateral-de.html

También eran sucios traidores los carlistas en al siglo XIX (más información en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/08/historia-del-carlismo.html); y por ser traidores, efectivamente, nos castigaron, en 1936, ya sabe usted: a Bizkaia y Gipuzkoa nos cupo el honor de ser "provincias traidoras" (para más información: https://lehoinabarra.blogspot.com/2015/11/el-3-de-diciembre-el-dia-de-nabarra-del.html). Historia. Tradición. 

La razón para tomar a los vascos como traidores es su modo de hacer la guerra —esto también llega hasta nuestros días—: la guerrilla. 


El de Silos nos relata bellamente la guerrilla (autor castellano del s. XII): 

Abandonando las llanuras, los nabarros se refugiaban en las ciudades y defensas puestas en las gargantas de las montañas; y como tan curtidos por el frío y el trabajo y ligeramente armados, atravesando los collados y frondosos bosques y serpeando de improviso hacia los campamentos de los enemigos sin que éstos se dieran cuenta, los destrozaban con frecuencia. Y este modo de guerrear jamás pudo ser vengado, porque los nabarros, ágiles y ligeros, se diseminaban por varios puntos, según las circunstancias. 

El silense nos ha descrito la guerrilla en contra de los moros. Las Crónicas muestran que contra francos y visigodos ocurrió otro tanto. En palabras de Estrabón, los iberos se valían del mismo tipo de guerrilla. Es la guerra del pobre. 


Los francos le cogieron un inenarrable asco a esta escuela de guerra, a causa de todo lo que les deparó. Pero eso no nos puede extrañar.

Vamos a reproducir aquí lo que Eginhardo, cronista de Carlomagno, relata sobre las vicisitudes de Orreaga:

Vuelve el ejército, salvo y sin daño alguno, excepto el que hubo de sufrir en la cumbre del Pirineo por la PERFIDIA DE LOS BASKONES. Pues marchando el ejército en hileras, a causa de la estrechez del lugar, los Baskones, emboscados en la cima por ser sitio muy a propósito por la abundancia de árboles, acometiendo desde arriba a la última parte del bagage y a los que iban a la cabeza para defender a la vanguardia, los arrojaron a un profundo valle, donde, trabada la lucha, mataron a todos. Después de robar el bagage, amparados por la noche, que se aproximaba, se diseminaron velozmente por diversas partes, merced a la ligereza de sus armas y a la disposición del lugar donde se luchaba. 

Los Francos, por el contrario, quedaron inferiores a los Baskones, por el peso de las armas y la aspereza del terreno. En esta batalla fueron muertos... Este hecho no pudo ser vengado hasta el presente, porque el enemigo, una vez realizada la hazaña, se dispersó, de tal modo que ni siquiera quedó noticia de dónde pudiera ser hallado. 


Carlomagno, reuniendo a la flor y nata de sus reinos, organizó un formidable ejército y, sin graves contratiempos, cruzó las montañas hasta Pamplona: "Entonces el Rey... habiendo atacado en primer término a Pamplona, ciudad de los nabarros, la recibió a discreción" (Eginhardo): "Y derruidos los muros de la misma ciudad, subyugados ya los Españoles y los Wascones, regresó a Francia'" (Anales Metenses). A la vuelta se acordó de lo que había hecho en Iruñea. Esto sucedía en agosto de 778. 


En la Historia de Zabala podemos leer: "No pasó demasiado tiempo sin que los francos reaparecieran... Carlomagno creó un nuevo reino de Aquitania con los euskaldunes del lado francés y se lo entregó a su hijo Ludovico Pío". 


La Segunda batalla de Orreaga (en medio hubo un ataque franco), (...) sumamente parecida a la primera, que acabamos de describir, es para Eneko Haritza. Esta gesta nos la ha contado el "Astrónomo", en la Vita Ludovici Pii. Como era costumbre, se internaron por enésima vez en las montañas vascas con un sensacional ejército —cum magnis copiis— al frente de los cuales iban los Condes Eblo y Asinario. Nadie les hizo frente y, de este modo, entraron ambos sin percance y victoriosos en Iruñea, en 824. A la vuelta, sin embargo, cobraron de lo lindo. Allí, en las tinieblas boscosas les aguardaba Eneko Haritza y, bueno,...rinde negotio peracto redirent, SOLITAM loci PEREIDIAM habitatorumque GENUINAM experti sunt FRAUDEM... 

¡Hay que ver, qué inapropiado era el lugar y qué taimados los euskaldunes! 

Las Dos Batallas de Orreaga 778 y 824

Los francos le van a contar a usted que jamás peleaban en igualdad de condiciones, que los euskaldunes siempre llevaban ventaja, y excusas similares: lo abrupto del terreno, la levedad de las armas, etc.; que si los francos llevaban armas muy pesadas, que si el lugar no era el idóneo, que si siempre se hallaban en desventaja... Wasconicam perfidiam habrá que afirmar, convirtiendo eso de loci perfidiam habitatorumque genuinamexperti sunt fraudem en tópico. Ni siquiera San León fue capaz de entrar en Baiona, propter insidias Vasculorum molestantium tem.

En el año 824 se estima que la población de Nabarra era de 200.000 habitantes,
frente a unos 13 millones de francos:
"The History of Europe: Every Year"


 Ahora, tarea de monjes y obispos será rearmar moral y psicológicamente al ejército glorioso del Rey sagrado, que esos montaraces bárbaros han humillado y desmoralizado: son enemigos y traidores alevosos. Eso siempre ha sido una buena razón. 


Para dar colofón, citemos a Campión de nuevo: 

"Los cronistas godos y francos, cuando narran las guerras de sus naciones respectivas contra los Baskones, sin empacho los califican de "rebeldes"... Vencidos a veces, la impotencia momentánea los constreñía a las apariencias de una vana sumisión. 

Fredegario nos advierte que el juramento prestado por los Baskones a Dagoberto fue "el que acostumbraban"... Juramento de vivir sometidos al extranjero mientras no pudieran expelerle. Sin duda es ésta la materia más grave de la ponderada perfidia baskónica. Porque las "insidias", que consisten en aprovecharse de los valles angostos, las oscuras selvas y los altos montes, todo combatiente las usó, si pudo. Pero los invasores, naturalmente, habían preferido que las allegadizas huestes montañesas, medio desnudas y mal pertrechadas, les atacasen a campo raso. 

Entonces no hubieran mentado los cronicones las insidias del mayor número, de la organización, de las lanzas, caballos y corazas... 

Los Baskones practicaron la guerra de emboscadas, la eterna táctica de las guerrillas hispánicas; movimientos veloces, poca impedimenta, elección del sitio y la hora, y después del lance, pronta dispersión, aún más que la inopinada acometida".

De todos modos, eso quedará ahí: el euskaldun es una bestia parda y traidora, tramposo, bárbaro falso, cruel, pérfido. Los vascones, ciertamente "tuvieron muy mala prensa". 

                                                                Verdad es:

 Mila vrte ygarota
 Vra vere videan...


Joan Mari Torrealdairen (Forua 1942-Usurbil 2020) eta Joxe Azurmendiren (Zegama 1941) omenez

 Todo el libro en euskera o en castellano en JAKIN:

https://www.jakin.eus/digitalizazioa/azurmendi/bilatzailea/guztiak







LAS JUNTAS DE AYALA, EL DERECHO PIRENAICO

LAS JUNTAS DE AYALA, EL DERECHO PIRENAICO

Aitzol Altuna Enzunza





Los Fueros no son más que las leyes consuetudinarias basadas en el uso y la costumbre como fuente principal de derecho que nos dimos los baskones para nuestra convivencia, los cuales terminaron por desarrollarse bajo el amparo del Estado de Nabarra: es el conocido como Derecho Pirenaico, que bien se puede llamar derecho baskón o nabarro.

Sabemos de la existencia de reuniones de las Cortes para dirimir temas forales al menos desde Sancho Ramírez en el año 1090, cuando se juntaba el rey con “todos los príncipes de Pamplona y gran multitud del Pueblo, querellándose de los malos juicios y mala forma de pleitos que tenían y que de común acuerdo se hizo uniforme pacto jurado, quitando todos los malos usos que había entre ellos”. 

Otro tipo de Fueros reglaban las diferentes actividades artesanales o normas gremiales como el Fuero de los ferrones, o las primeras leyes marítimas incluidas en el Fuero fundacional de la villa nabarra de San Sebastián-Donostia a finales del siglo XII con Sancho VI “el Sabio” (1150-1194).


Sin embargo, los Fueros Generales del reino de Nabarra se mantuvieron de forma oral hasta el siglo XII. El pamplonés J.J. Otamendi Rodríguez en 1982 señaló que fueron escritos por primera vez con el mencionado rey Sancho VI “el Sabio” (1150-1194), es decir, antes de las amputaciones territoriales del siglo XII de la Nabarra Osoa.

Pero son los Fueros que mandó escribir el rey Thibault o Teobaldo I de la Champagne los Fueros Generales escritos más antiguos que conocemos, donde aparece interpolado parte del mencionado Fuero Antiguo de Sancho VI “el Sabio”.


El valle de Ayala se juntaba en la Junta de Saraube o Zaraobe, que se encuentra a poco más de un kilómetro de Amurrio y tres de Respaldiza por la carretera que conduce a Artziniega. El lugar pertenece al pueblo de Olabezar, una de las 24 entidades del ayuntamiento de Ayala-Aiara, a cuyo cuidado corresponde el mantenimiento del recinto. Otras veces se juntaban en la iglesia románica (s. XI) de Nuestra Señora de la Asunción de Respaldiza. Esta forma de organizarse era igual a la de Bizkaia o Gipuzkoa. 

Las Juntas Generales del Campo de Zaraobe tenían una cuádruple misión: legislativa, electiva, gubernativa y judicial. Gran parte del texto, está sacado de la revista AVNIA del valle de Ayala (nº 5 año 2003).

Conjunto monumental de Quejana o Kexaa, fundado por Fernán Pérez de Ayala

Los Ayala eran una de las grandes familias asentadas en Castilla y que apoyaron a Enrique de Trastámara, que resultó el vencedor contra su hermanastro Pedro I el Cruel en 1373. En esa fecha, Fernán Pérez de Ayala, señor de Ayala y padre del canciller, dispuso que se redactara el Fuero de Ayala, resultando un texto de 95 capítulos. En 15 de ellos se observa la influencia del Fuero Real de Castilla, mientras que el resto “procede del derecho tradicional y propio de la Tierra”, es decir, del derecho nabarro o pirenaico (para más información sobre el origen de esta familia y su relación con el valle: https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/05/las-tenencias-nabarras-de-llodio-y-ayala.html?m=1). 

Tumba de Fernán Pérez de Ayala en Quejana

Parece ser que son tres las copias existentes del Fuero de Ayala, todas ellas del siglo XVIII. Era señor de esta tierra D. Fernán Perez de Ayala cuando se redactó y promulgo el fuero, un compendio de 95 capítulos que abarcaban preceptos de Derecho Político, Civil, Penal, Procesal y Administrativo. El señor debía estar en conformidad con los cinco alcaldes y con la Cofradia de los representantes de la Tierra de Ayala reunidos en Zaraobe. Había, pues, un equilibrio de poderes que obligaba a cada parte a respetar las decisiones del otro y a consensuarlas. Tal era así que, incluso la administración de justicia era impartida por el señor, su merino y los cinco alcaldes aludidos, hasta el punto de denominarse Alcaldes y Jueces Ordinarios.


San Juan de Erbi

Hasta entonces el derecho era "consuetudinario" basado en la tradición, usos y costumbres mantenida de formal oral y que se iba adaptando el tiempo (igual que el derecho británico actual). 

En el Campo de Zaraobe, se reunían las autoridades y pueblo ayalés con los Señores de la Casa de Ayala y sus representantes, los Alcaldes Mayores o Gobernadores. Sólo “ayuntados en Saraube”, como dice el Fuero, se podían dictar disposiciones. El Señor, con la Cofradía (miembros de la junta) reunida en Zaraobe, nombraban los cinco Alcaldes. Ningún Alcalde podía dar sentencia sobre solar ni heredad, salvo en Zaraobe.

A los Alcaldes había que pagar un real de salario el día en que se reunían en Zaraobe, además de darles de comer; y cuando hicieren "pesquisa", diez maravedíes el primer día, y en los sucesivos un real cada día y también de comer. Cuando se convocaba a los cofrades al son de campanas de uno a otro pueblo, lo que se denominaba “echar apellido de Cofrades”, tenían obligación de acudir a Zaraobe; y el Concejo que no asistía debía entregar una vaca.

Soxo

A estas juntas de Zaraobe asistían también los llamados “parientes mayores” que eran las familias poderosas del valle, con casas fuerte, como los Murga, Ugarte, Orive-Salazar, Guinea, Mariaka..., que intervinieron también en las guerras de banderías en los convulsos siglos XIII y XIV, entre los bandos oñacino (pro castellano) y ganboíno (pro nabarro), además de suponer una resistencia al poder de la Casa de Ayala e inmiscuirse en las conflictos sucesorios que se dieron en la misma.

Por otro lado, los Señores de Ayala nombraban para el gobierno del señorío un Gobernador y Alcalde Mayor, el cual administraba justicia en grado de apelación sobre los Alcaldes ordinarios de la Tierra. No obstante, para ejercer el cargo, debía prestar juramento de guardar bien y fielmente las Ordenanzas, Ejecutorias, Privilegios, Fueros y demás regalías de Ayala, ante las autoridades ayalesas, reunidas en Junta General en el Campo de Zaraobe.

Casa torre de Murga seguido de Luiando, controlaría la muga en el señorío de Ayala, surge de un hijo bastardo del señor de Ayala

Un muro de piedra de unos dos metros de altura, provisto de asiento corrido al interior y aspecto almenado rodea el histórico Campo de Juntas, compuesto por mesa alargada y dos bancos es casi todo lo que queda, junto a una puerta realizada a base de verjas de hierro cierra el Campo de Juntas, sobre ella, el escudo de la Muy Noble y Muy Leal Tierra de Ayala, y a su lado una lapida con el siguiente texto: “Campo de Zaraobe. En este sitio hacían sus Juntas Generales los Concejos, Alcaldes Merinos, Escuderos Fijosdalgo, homes buenos, vecinos e universidades de la Tierra de Ayala, para entender en sus fechos e negocios, llamados por montañeros e por repiquete de campanas”. Faltaría, como elemento más significativo, el árbol bajo cuyas ramas se harían las Juntas.

Arespaldiza. En esta estela podemos observar en la parte izquierda una talla deteriorada de una persona en posición tronal. Hay quienes han visto en ella una imagen de San Pedro y quienes
lo identifican con la representación de un monje. A la derecha de dicha imagen se
puede apreciar escrito el siguiente texto: "ERAM MCCV NIC CONTINEMTUR
ABAS PETRUM", es decir, “Año 1205. A q u í se reunía la abadía de San Pedro".
Debemos tener en cuenta que el año corresponde al 1167 tras aplicar los ajustes
correspondientes a las reformas realizadas en los calendarios por el Papa Gregorio
XIII en el año 1582 y que recogen reestructuraciones anteriores (Revista AVNIA nº 1)


La llamadas a Juntas con el repicar de campana en campana y de pueblo a otro pueblo, se denominaba echar apellido de Confrades como hemos dicho, y no tenia otro sentido que el de convocar a las gentes, a todos los vecinos de Ayala para perseguir ciertos delitos, participando asimismo en los actos de policía y buen gobierno conducentes a mantener la publica seguridad, costumbre que aparece en otros muchos Fueros municipales, según palabras de Luis Maria de Uriarte en su tesis doctoral "El Fuero de Ayala" (publicada en Madrid en 1911 y reeditada mas recientemente por la Diputación Foral de Alava en 1974). 

El mismo autor, basándose en la lectura del capitulo LIX del Fuero, nos dice: "Echábase también el apellido de Cofrades para convocar en Saraube a los Concejos para tratar de los asuntos de la tierra, y al Concejo que dejaba de acudir se le obligaba a entregar una vaca (...) a imitación de lo que disponía el Fuero de Vizcaya de 1342". Se trata en realidad de la recopilación de leyes del señor de Bizkaia Juan Nuñez de Lara en el año 1342 escribió en el cuaderno señal a la Junta de Gernika para preguntar cuáles eran los Fueros de Bizkaia, prueba de que existían pero de que no estaban aún escritos sino que eran de trasmisión oral (toda la información sobre el Fuero Viejo de Bizkaia en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/12/errigoitia-la-ultima-villa-y-cuna-del.html).

Santa María de Salmantón


EL FUNCIONAMIENTO DE LA JUNTA

Hay que imaginarse Zaraobe en aquellos días de San Miguel cuando se elegían los alcaldes, para entender un poco lo que significaba todo aquello, tan cargado de solemnidad y tan heterogéneo en su concurrencia. Era el momento de renovar los cargos y, precisamente uno de ellos, el Fiel de Fechos (más conocido como Escribano), redactaba el acta de la importante Junta señalando incluso a los asistentes por su categoría.

Así, los Alcaldes y Diputados salientes eran muy magníficos señores, y si apareciese alguna persona de cierto rango, como los Murga, Mariaka, Ligarte, Guinea o Urrutia, los citaba por su nombre. Vecinos, moradores, escuderos fijosdalgo y caballeros eran parte de la sociedad llamada a la Junta.

Los Alcaldes y Diputados salientes prestaban juramento de fidelidad a su cargo, ya que iban a elegir por un año a los siguientes responsables, tenían suficiente base y respaldo social como para admirarnos de un acto cuyo derecho residía en el pueblo, algo muy desusado ya por aquel entonces en el común de los territorios y reinos, no solo de la península Ibérica, sino también de Europa.

Menoio

A cada elector se le entregaba un cascabel de plata y quince cédulas en blanco, debidamente firmadas por el Escribano, para poner en ellas los nombres de otros tantos cargos, a saber, cinco Alcaldes Ordinarios, cinco Diputados Regidores, dos Diputados Personeros, un Síndico Procurador General, un Tesorero y un Escribano.

Las cédulas, una cada vez, se introducían en los cascabeles, los cuales se abrían por la mitad, metiéndose a su vez en un cántaro de cobre, donde eran revueltos por el Síndico. A continuación se llamaba a un niño (la mano inocente), cuya función era extraer, a manga remangada, uno y solo uno de los cascabeles, cuya cédula portaría la identidad del elegido.

Revista AVNIA

“Introducidos en el cántaro los diez cascabeles, cada uno con su respectiva cédula, ha sacado uno el niño que decía (ser de) Lezama (Amurrio) y abierto por el Síndico, contenía la cédula de Alcalde por la cuadrilla de Llanteno...". Así, se realizaban varias rondas hasta quedar completada la nueva Junta de cargos.

El listado con los elegidos, era enviado al Señor de Ayala, para que éste diese su visto bueno a todo el proceso. A continuación, les aguardaba la iglesia de Santa María, en Arespalditza, juradera porque en ella debían jurar sus cargos, añadiendo que usarían de su oficio bien y fielmente, guardando los Fueros, privilegios, buenos usos y costumbres de esta Tierra. Otros lugares juraderos, fueron la sala del Ayuntamiento de Ayala y el mismo Campo de Zaraobe, recibiendo incluso las varas de justicia en el propio acto.

Junta de Gederiaga del duranguesado frente a la ermita con la vestimenta característica


Los materiales que se usaban en las Juntas de Zaraobe, son los que aún se custodian en la casa consistorial de Arespalditza: los cascabeles de plata utilizados en las elecciones para introducir en ellos las papeletas, el cántaro de cobre para mezclar los cascabeles y las varas de justicia.

Estos Alcaldes Ordinarios atendían a la gente bien en sus domicilios particulares, bien en los lugares donde tenía por costumbre reunirse el Concejo al que perteneciera la persona en cuestión. Su fallo era siempre en primera instancia, pudiendo, en el caso de no estar de acuerdo con él apelar al Merino, que era el representante del Señor de Ayala, llamado también Justicia Mayor o Gobernador de la Tierra de Ayala por delegación real. Las apelaciones en disconformidad con el Merino podían llegar a una instancia superior, la Real Chancillería de Valladolid.



LA "PALABRA DE VASCO"

Ante una acusación, los nobles tenían el juramento latino "sibi tercero" (necesitaban del testimonio de otros 3 nobles) y los labradores y gentes que no pertenecían a la nobleza lo hacían "con doce" (necesitaban el juramento de 12 labradores como testigos) (AVNIA nº13, Juanjo Hidalgo), pero por lo demás, la igualdad ante la ley era total, o como la actual al menos.

En Ayala se constata la existencia de otros dos lugares juramentales, en la derruida ermita de San Pelayo en el barrio de Ugarte en Amurrio, junto al caserío del mismo nombre, y en la ermita de San Esteban (otro santo del siglo X), término de Etxagoien perteneciente al ayuntamiento de Ayala-Aiara (existe el valle y el municipio), donde juraban los ricoshombres.

Como ocurría en otros lugares, las Juntas Generales de Zaraobe también buscaron cobijo cuando el tiempo no acompañaba, constatándose reuniones en la casa de Arriaga, próxima a la Mesa, y en el pórtico de la iglesia de San Pedro de Olabezar (1 de enero de 1769).

San Juan de Aloria  en Arrastaria, arzobispado de Orduña (hoy Amurrio)



EL FINAL DE LAS JUNTAS DE AYALA

La última Junta general electiva de Zaraobe se celebró el 1 de enero de 1841, al perder su función como consecuencia del ocaso de los fueros tras la derrota en la primera guerra Carlista y la centralización de Las Españas, como se llamaban todavía entonces a los Estados de la corona de los Borbones, en  Castilla y en Madrid.

Con la ley general de ayuntamientos de 1841, esta organización administrativa se vio un tanto trastocada. Así, las cuadrillas de Amurrio, Okondo y Lezama se convirtieron en municipios y conservaron sus nombres. Otro ayuntamiento de nueva creación fue el de Aiara, que integro a la antigua cuadrilla de la Sopeña y a buena parte de los pueblos adscritos anteriormente a otras cuadrillas. De esta forma, de la de Llanteno tomo a Opellora, Menagarai, Kexaa, Retes de Llanteno y al propio Llanteno; Etxegoien e Izoria de la de Lezama; Murga, Luiaondo y Olabezar de la de Amurrio, y Zuatza y Beotegi de la cuadrilla de Okondo, completando asi los 24 nucleos actuales que integran el municipio con sede en Arespalditza.


Quedarían Retes de Tudela, Santa Coloma y Sojoguti, que se unieron al de Artziniega en el plano administrativo, aunque formalmente siguieron formando parte de la Hermandad o Tierra de Ayala, al igual que el resto de los nuevos municipios citados con anterioridad. Parece ser que son tres las copias existentes del Fuero de Ayala, todas ellas del siglo XVIII.

Santa María Magdalena en Retes de Tudela "Estudios de arqueología alavesa" J.L. Solaun Bustiza

La actual división de Alaba en Cuadrillas proviene del año 1567, siendo la de Ayala una de ellas. Cada una de estas Cuadrillas se componían a su vez de Hermandades, y Ayala no era sino el nombre de una de ellas. 

Actualmente, la Cuadrilla o Tierra de Ayala, comprende  cinco cuadrillas o concejos menores, a saber:

La Sopeña: integrada por Arespalditza, Marono, Aginaga, Madaria, Salmanton, Menoio, Ozeka, Lexartzu, Anes, Soxo, Erbi y Luxo.
Lezama: Baranbio, Astobitza, Larrinbe, Lekamana, Saratxo, Etxegoien, Lezama, Izoria y Amurrio.
Llanteno; Kexaa, Menagarai, Retes Llanteno, Opellora, Mendieta, Retes Tudela, Soxoguti, Santa Coioma y Llanteno.
Okondo: Beotegi, Zuhatza y Okondo.

Madaria y el pantano de Maroño







LOS PRIMEROS MORADORES CONOCIDOS DE USANSOLO Y SU JUNTA VECINAL

LOS PRIMEROS MORADORES CONOCIDOS DE USANSOLO Y SU JUNTA VECINAL

Aitzol Altuna Enzunza  

Barrio Arteta

Estanislao J. Labayru (Filipinas 1845- Bilbao 1904) en su “Historia de Bizcaya” narra como “El 18 de Marzo de 1375 contrajo matrimonio el infante don Juan (entonces señor de Bizkaia y futuro rey de Castilla); y agravándose el estado de perturbación en que se encontraba Bizcaya por culpa de los banderizos, y a repetidas instancias de muchos campesinos fundó en el mismo día 1 de Agosto de 1376 las villas de Munguía, Larrabezúa y Rigoitia, siendo la causa de estas poblaciones, los muchos males que recibían las merindades de Uribe y Busturia por no estar pobladas. Las cartas poblacionales son casi iguales y a Larrabezúa se le llamó Villanueva de Berresonaga.

Al mismo estado de perturbación obedece el privilegio que recibieron los labradores de las anteiglesias de Galdácano y Zarátamo (1375), de pertenecer a la villa de Bilbao como vecinos, los cuales fueron de los llamados censuarios del Señor, dando a Bilbao sobre ellos la jurisdicción mero mixto imperio, jurisdicción que más tarde perdió Bilbao por abandonar el nombramiento de fieles que debía hacer en ellas.

Las casas labradoriegas vecinas de Bilbao eran ciento seis de Galdácano y San Juan de Bedia, y cincuenta y cuatro en Arrigorriaga, Zarátamo y San Miguel de Basauri". 


Por tanto, Galdakano quedó dividida en dos en 1375 hasta su reunificación en 1610. Una de las partes, estaba mayoritariamente compuesta por los labradores censuarios o arrendadores del señor de Bizkaia (pero no todos, tal y como aclaraba el escrito), la cual quedó dentro de la jurisdicción de Bilbao, y otra, la infanzona, siguió con su vida municipal y sus Juntas Vecinales en el Guzur Aretxa frente a la iglesia Andra Mari de Elexalde (entonces el barrio se llamaba Urgoitia Goikoa como veremos). 

La comarca marcada por las casas torre de Oinkina, Usansolo, Urgoiti o Puentelatorre, Isasi y Lekue, estaría en la zona infanzona. Mientras, quedarían dentro de la jurisdicción de Bilbao los barrios de Arteta-Ordaña-Basozabal, Gorosibai y Labea (el texto completo en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/01/los-dos-galdakanos-entre-1375-y-1610-el.html).

Entre las caserías que pasan a depender de Bilbao, está la de "Juan de Asunsolo, el de Hordeñana" (sic.), por lo que sería la primera vez que aparece escrito Usansolo y sería el primer familiar conocido de esta familia (más información sobre los Usansolo en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/07/origen-de-los-usansolo.html).



BEKEA, LABEAGA, GOROZIBAI, ORDEÑANA -13 HOGUERAS-:

Juan de Bequea.
Domingo de Leabe (Labea(ga).
Juan de Uberichaga (hay otros dos en Aperribai-Bengoetxe)
Juan de Arandia (no aparece en el listado de 1514).
Juan de Eleabe (Labea).
Juan de Jauregui, tirador (Bedia centro, lado izquierdo del Ibaizabal).
Pedro de Xauregui (Bedia centro, lado izquierdo del Ibaizabal).
Juan Saenz de Eleabe (Labeaga).
Juan Pedro de Gorozibay de Eleabe.
Lope de Gorozibay,
Juan de Asunsolo, el de Hordenana.
Salvador de Naba (¿?).
Pedro de Ogueza (hay un Ozaeta en el listado de 1514 en Agirre-Urizar).





BARRIOS DE ARTETA, ZUAZO (12)

Pedro de Barrondo de Arteta.
Ochoa de Arteta.
Juan de Arteta.
Martin de Arteta.
Martin de Aperribay.
Martin Saenz de Zuazo.
Juan de Zuazo.
Martin de Anuendiaga (¿? No aparece en el listado de 1514).
Martin de Madariaga (Familia quizás proveniente de Zaratamo).
Pedro de Barroeta, masero (macero).
Martin de Zuazo.
Pedro de Zugasti.

Caseríos de Usansolo y su comarca


GOROZIBAI -7 HOGUERAS-:

Antonio de Leguina (¿? cordal del Ganguren hacia Lezama, quizás pariente que crea nueva familia)
Juan de Hereno (apellido procedente de Bedia).
Juan de Lavega.
Pedro de Rozibay (Gorozibay).
Juan de Bilbao (nombre de inclusa)
Miguel de Gorozibay,
Martin de Gorozibay.


LOS VECINOS DE USANSOLO EN 1514

En el año 1514 y en relación con la conquista de Alta Nabarra (1512-1530), el rey de Aragón Fernando II “el Falsario”, muerta ya su primera mujer Isabel I “la Católica” de Castilla y casado con Germana de Foix (hermana de los reyes de Nabarra), pero en nombre de su hija Juana “la Loca” como señora de Bizkaia, necesitaba financiar la conquista del resto del reino de Nabarra, para lo que mandó hacer un censo de las “fogueras” o casas que había en las villas de Bizkaia incluidas las de Bilbao, a la que reclama aportasen su parte por el privilegio que suponía el haberles concedido su carta fundacional, entre ellas estaban las caserías censuarias de Galdakano. 

El historiador bilbaíno José Ángel García Cortázar, sitúa la población Bizkaia en el año 1500 en:

• Villa y ciudades: sobre 25.000 habitantes (5.550 fuegos u hogares)
• Anteiglesias: sobre 24.500 habitantes (5.500 fuegos)
• Casas censuarias: 5.100 habitantes (1.130 fuegos)
• Enkartaciones: 9.675 habitantes (2.150 fuegos)
• Duranguesado 3.312 (736 fuegos)

Total unos 67.00 habitantes y 15.000 fuegos u hogares, de los cuales tan sólo un 7,5% son censuarios, por lo que cabría esperar que en Galdakano el porcentaje fuese similar, aunque, como veremos, en nuestro caso es bastante superior a la media.

Juana Trastamara "La Loca", reina de Castilla y Aragón, 
señora de Bizkaia, título usurpado mediante conquista a los Gebara de Nabarra.

El censo mencionado de caserías de 1514, aparece en un documento de la familia galdakanesa de los Arbolantxa (hoy dos barrios, uno de Etxebarri y el otro de Bilbao, tras ser desposeído Galdakano del mismo). Se trata de una de las familias fundadoras de la villa de Bilbao  (toda la explicación en; https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/01/la-guerra-entre-la-villa-nabarra-de.html), que es la que escribe:

“Yo, Diego Peres de Arvolancha, alcalde hordinario de esta noble villa de Vilbao, fago saber a vos, los fieles e vezinos de las anteyglesyas de sennora Santa María de Galdacano e San Llorenti de Çaratano e San Juan de Vedia e Santa Maria Madalena de Arrigorriaga que soys de la juridicion e jusgado de la dicha villa de Vilbao: e para saber quantos fuegos ay en las dichas anteyglesias cunple que se haga reveyniento de los dichos fuegos.

Fecha en Vilbao, a treynta y vn dias del mes de agosto de mil e quinientos e catorze annos (1514).”

Fernando II de Aragón "el Falsario" en Nabarra y el Católico en la historiografía española, señor consorte de Bizkaia. Tras la muerte de su primera esposa Isabel II "la Católica" en 1506, reina de Castilla y señora de Bizkaia, Fernando ejercía como señor de Bizkaia en nombre su hija Juana "la Loca" al estar su hija mentalmente impedida para el cargo.

El texto nos da la situación exacta del acto notarial de petición de pechas para el señor de Bizkaia y rey de Castilla y menciona al representante de la familia de los Usansolo (Ysunsolo) y al de Oinkina (Oyquina) como parte de los Parientes Mayores de la comarca:

En Vrgutia, que es en la anteyglesia de Galdacano, a tres días del dicho mes de setienbre, anno susodicho de mill e quinientos e quatorze, en presençia de mi, el dicho Sancho de Sojo, escriuano, e testigos de yuso escriptos, pareçio presente el dicho Juan Lopes de Retes e dixo que les pedia e requeria a los dichos Juan Peres de Ysunsolo e Sancho del Castillo (¿Aldape-Torrezabal?) e Martin Saes de Oyquina, escriuano, e Pero Saes de Arechaga e Juan Gonçalis de Çamacona e Hurtun Saes de Oçaeta e Pedro de Labeaga e Juan de Olabarria e Martin de Labeaga e Juan de Recalde e Sancho de Bengoechea e Juan de Çamacona e otros vezinos de la dicha anteyglesia de Galdacano, que ende estaban en su ajuntamiento (…)”. Por tanto, en el Gezur Aretxa de Elexalde.

Junta de Gederiaga del duranguesado frente a la ermita con la vestimenta característica

Vemos, por los apellidos toponímicos que hacen referencia a los caseríos o casas-torre de sus poseedores, que todos los firmantes son galdakaneses fácilmente reconocibles. El listado de apellidos sube mucho entre el de 1375 y el de 1514, con nuevos inquilinos y propietarios y un claro desplazamiento de parte de la población hacia la comarca jurisdicción de Bilbao.

EN BEDIA 

En San Juan de Bedia, que perteneció a Galdakano hasta el siglo XVIII, encontramos un Usansolo (Ysunsolo): 

(Fol.5rº) XVI fuegos. En la casa de Pero Vrtis de Ysunsolo, hijo de Pero Vrtis, ay vn fuego I fuego (por tanto, un miembro de la familia Usansolo que se desplazó a vivir a Bedia).







BEKEA, ARTETA, BASOZABAL, ORDAÑA...HASTA USANSOLO-OINKINA 

(Fol.7rº) LI fuegos. 

En la casa de Pero abad de Bequea ay vn fuego, non bybe el clerigo I fuego. 

En la casa de Pero de Gaçeaga ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Françisco Gonçales de Basoçabal, escriuano, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Hurtunno de Basoçabala ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Pero de Arteta ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Juan de Arteta ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin de Arteta ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Lope de Arteta ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin de Hordennana, el de Çuloaga, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin de Hordennana ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Juan de Hordennana ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin de Ordennana, defunto, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Hortunno de Lecue ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Pero Balça ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Sancho de Mendieta ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Pero Ybannes de Vriçar, rementero, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Juan de Ysunsolo, do las veneras, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Pero de Arechaga ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Juan de Bedia ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Ochoa de Hereynno ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin Saes de Oyquina, escriuano, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Juan de Plaça, çapatero, ay dos fuegos II fuegos. 

En la casa de Pero Vrtis de Helorça ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Juan, el rementero, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Hurtunno de Abendano ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Sant Juan de Goroçibey ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin Peres de Elorça ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Labeaga de Baxo ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Anton de Goycoechea ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin de Vrgoytia ay dos fuegos II fuegos. 

En la casa de Martin de Labeaga de Vrgoytia ay vn fuego I fuego. LXXXIIII fuegos. (Signo).

 

Barrio de Bekea con el cruce de Urgoitia al fondo, con el palacio y el monumento del Gallo desmotados para hacer la autopista (1969).

 GOROSIBAI 

(Fol.7vº) LXXXIIII fuegos. 

En la casa de Ynnigo de Goroçibey ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Martin Peres de Goroçibey ay dos fuegos II fuegos. 

En la casa de Martin de Goroçibey, el moço, ay vn fuego I fuego. 

En la casa de Guinea ay vn fuego I fuego. LXXXVIII fuegos. 

(Al margen: LXXXVIII fogueras nuebas; vyejas, XXIX fogueras I terçio). E luego, los dichos Juan de la Bega e Lope de Ysasy dixeron que lo sobredicho es la verdad e que non se acordaba de más fuegos que obyesen en la dicha anteyglesia, e firmolo de su nonbre el dicho Juan. Testigos, Domingo de Çaballa, sastre, e Maria Peres de Çaballa, su hermana, muger de Sancho de Çaballa, e Sancho de Çuaço, hijo de Pero de Gareca.

 

Caseríos de Usansolo


Txapelena de Oinkina (Usansolo)


LOS PRIMEROS NACIMIENTOS REGISTRADOS 

Si contrastamos los apellidos de este documento de 1514 con las primeras partidas de nacimientos de Galdakano que tenemos de entre los años 1560-1600 y que suman 718, vemos que en Galdakano habitaban otras familias además de las citadas, entre ellas los ilustres hijodalgos. 

En rojo en el cuadro siguiente vemos los apellidos del documento de 1514 y el número de veces que aparecen (cuando el padre no tiene apellido de Galdakano tomo el de la madre si lo fuera), que eran mayoritariamente labradores censuarios en 1375 y donde la población aumentó notablemente hasta 1514, gracias al empuje del Camino Real de Bilbao al duranguesado y al valle Arratia, donde Galdakano era un importante punto de bifurcación (se puede leer al respecto: https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/01/los-dos-galdakanos-entre-1375-y-1610-el.html). 



En Rojo: El camino hasta el siglo XIV potenciado por la fundación de la villa de Bilbao
En Verde: El Camino Real desde los siglos XV-XVI
En morado desde Artola a Elexalde: El Camino de Santiago desde el siglo XII

El Camino Real a su paso por Galdakano (naranja) y el Camino de Santiago del siglo XII (en verde)

 

La cuestión es que, con la fundación de la villa de Bilbao (1300) por parte del señor de Bizkaia, se creó o potenció el Camino Real (Erregebidea o Errepidea) que comunicaba la villa bilbaína con el Duranguesado o Arratia, el cual atravesaba la zona de labradores censuarios, frente a los caminos que atravesaban la zona infanzona, a media ladera del monte Ganguren o entre las torres mencionadas en Usansolo, lo que creó una guerra abierta entre ellos (toda la información en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/01/la-guerra-entre-la-villa-nabarra-de.html) 

En azul, vemos otros apellidos de hijodalgos y de labradores libres, cuyas caserías o torres estarían en la zona infanzona y el número de veces que aparecen. En verde dejo los apellidos que no me atrevo a señalar su lugar de procedencia o que claramente no son de Galdakano.


Sabino Agirre Gandarias sobre los Usunsolo: "Para entonces (s. XV) ambos debían ser dueños respectivos de las torres de "Oikina" y "Urgoitia", situadas al costado oriental de Galdakao, como bases de su poder militar y político, donde confluían dos cruciales nudos de comunicación, los de Arratia / Durango y Amorebieta / Larrabetzu. De la primera, aunque transformada en caserío labriego, al menos hasta mediados del presente siglo (XIX) han sobrevivido los elementos siguientes: el basamento de piedra sillar hasta 2-3 metros de altura, varias aspilleras y con el patín de entrada la puerta de medio punto". 

En algunos casos, como el de los infanzones Oinkina-Usansolo-Lekue, aparecen personas en caserías con esos apellidos en la zona labradora en el documento de 1514, pero que no estaban en el de 1375, cuando es muy probable que estuvieran habitadas las tres torres en ese siglo XIV, y ya aparecen documentados los Usansolo pero en Ordañe como hemos visto, lo que da a entender que algunos de sus familiares pasaron a habitar la zona de labradores censarios del municipio (toda la información sobre los Usansolo y Oinkina en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/07/origen-de-los-usansolo.html). 

Aún así, siguen sin aparecer familiares de los infanzones Isasi en la zona labradora censuaria, cuando están documentados desde el siglo XIV (todos los detalles en: https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/03/sancho-de-galdakano-no-es-torrezabal.html)

 

 LAS JUNTAS VECINALES DE LOS LABRADORES CENSUARIOS EN ORDAÑE 

Había un roble en el barrio de Arteta en Ordaña (Ordañe en el euskera de Galdakano y Hordeñana en los documentos antiguos), que ejercía funciones tan diversas como rezar el Santo Rosario, lugar de baile o también de cita entre novios, lo que da a entender que se celebraban en ella bodas fuera de la iglesia como era todavía costumbre en Euskal Herria en esos siglos.

Tal y como se recoge en un documento ante la visita obispal desde Calahorra de 1591 a Andra Mari de Galdakano: “Otro si mando a los dichos curas y clérigos de la dicha iglesia que de aquí en adelante so pena de suspensión (...) ipso incurriente no oigan en penitencia a persona alguna fuera del cuerpo de la iglesia como hasta aquí soy informado que lo había acostumbrado oír de penitencia (...) de la dicha iglesia debajo de árboles fuera de sagrado, con tal que puedan oír de penitencia fuera de sagrado a los enfermos en cama e indispuestos que por su indisposición no puedan ir a la dicha iglesia". 

En otra visita obispal de 1662, se ve que los bailes en las ermitas no son simples romerías: "Item habiendo reparado Su Ilma, en danzas y bailes de hombres mozos y mujeres mozas trabados de las manos que en los días festivos se usan por esta tierra no para el culto divino sino para entretenimiento de los mismos danzante doliéndose gravemente de que se haya introducido semejante abuso entre gente de tan antigua cristiandad y nobleza......también los sacerdotes suelen concurrir y entrar en dichas danzas y disfrazarse para representaciones de comedias...". 

Los fieles de Galdakano recurrieron y explicaron al visitador del obispo de Calahorra que los bailes del 15 de agosto (día de la Virgen) era: "...costumbre muy antigua usada generalmente en todo este Señorío de Bizcaya y por ella no seguir irreverencia alguna a Dios ni a su Santos...".  

  

Hasta al menos el siglo XVII (hasta el proceso de Zugarramurdi del año 1609), la Iglesia Católica luchó por erradicar la religión anterior de los vascos con sus ritos que aún pervivían, pero sin conseguirlo del todo, siendo la Santa Inquisición su cara más conocida y temida. 

Entre 1540 y 1599 la Santa Inquisición ejecutó a 310 vasconabarros por el tribunal de Calahorra, en el mismo período, en la España imperial, los asesinados fueron tan solo 200. En Bizkaia, se celebraban en esos siglos del medievo y Edad Moderna, "Akelarres" o ritos paganos en sitios públicos, como los conocidos de: Arteaga, Mañaria, Ibarrangelu, Atxerre, Muxika, Murueta, Orozko, Zeberio o en le monte Saibigain en Urkiola (para más información: https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/08/sobre-los-procesos-brujeriles-en-el.html). 

En Usansolo se ha mantenido historias de Mauros (constructores de la torre Isisi o Isasi, desde la que echaban grandes piedras a los lugareños, o la de Tosubando en Bedia), de Lamias (Laminarrieta) y de otros genios de la religión precristiana vasca hasta el presente.


Casa torre de Isasi Goikoa en el barrio Isasi o Isisi en la zona de Lekubaso. Torre originaria de esta familia en Galdakano  Foto de Aitor González Gato

Por tanto, había varios árboles en Galdakano bajo cuyas ramas se celebraban misa o se recibía la penitencia, se bailaba hombres y mujeres juntos de la mano, se acordaban ventas de bienes o de animales y se pactaban matrimonios, estos árboles, probablemente y como pasa con el Gezur Aretxa de Elexalde, sean árboles junteros. Por lo que podría ser el de Ordañe el lugar de las reuniones "pedaneas" de la comarca galdakanesa, incluso mientras estuvieron dentro de la jurisdicción de Bilbao.


"Gezur Aretxa", árbol juramental y lugar de reunión del Concejo Vecinal de la anteiglesia de Galdakano, a unos 100 metros del pórtico de la iglesia parroquial de Andra Mari de Elexalde (s. XII) a la izquierda de la foto. De estas reuniones salían los representantes del municipio a las Juntas Generales de Bizkaia. Este roble fue talado por el ayuntamiento en 1935, antes las protestas de los vecinos, se plantó otro en medio de una fiesta.

 
Además, en Ordañe, estaba la antigua ermita de San Anttón Txikerra o San Antón Abad, más cerca de la cumbre de Artetagane que la actual, desde donde se divisa Arteta, Lekue, Unkina, Bekea, Basozabal y un "elizbide" acercaba a los vecinos de Guturribai a oír misa y probablemente a la Junta vecinal. La ermita también contaba con la imagen de San Miguel (existía una ermita dedicada a este Santo en el monte Upo camino Mandoia, hoy de San Segismundo).   

La ermita derribada contaba con restos del siglo XVII y está documentada en el año 1611 por primera vez, pero la zona aparece poblada en el documento de caserías de 1375 que se adhieren a la villa de Bilbao por la presión de los banderizos.

En 1611 se dice que "aderezar el cepo y humilladero de San Antón" y retejar. Después se vuelve a reparar en 1613 y en 1643 la parte de madera; en siglo XVIII estuvo en muy mal estado a punto de ser derruida, pero se reconstruyó en el siguiente.

 

El historiador berriztarra Iturriza comentaba en 1790: “en el pórtico de la ermita de San Miguel en el monte Upo, jurisdicción proindivisa entre Santo Tomás de Olavarrieta, vecino de Ceberio y la anteiglesia de Zarátamo, se concierta la obligación de hacer vivero de nogales”. La ermita actual es del siglo XVIII y no queda nada de la original. Esta ermita fue llamada después de San Babas y en el siglo XVIII aparece con el nombre actual de San Segismundo, un noble borgoñés del siglo VI.

La ermita de San Anttón Txikerra, fue vendida junto a los terrenos comunales circundantes para la entonces inminente construcción de una nueva parroquia, la de Santa María de Zabalea, pero lo recaudado desapareció durante la Primera Guerra Carlista (1833-39) y la construcción de la iglesia se retrasó. 

En el año 1977, la empresa conocida en el municipio como “la Dinamita”, cuyo primer nombre era "Sociedad Anónima Española de la pólvora Dinamítica”, luego "Sociedad Unión Explosivos Río Tinto" y "Unión Española de Explosivos", compró la ermita y los terrenos de San Anttón Txikerra, así como las casas y fincas del barrio, para ampliar sus instalaciones. Destruyó esta empresa la ermita de Artetagana y construyó otra kilómetro y medio más abajo que está en perfecto estado de conservación, pero que tiene un escaso valor arquitectónico o histórico.