LA ORDEN DEL MALTA Y SU PRESENCIA EN NABARRA OSOA


LA ORDEN DEL MALTA Y SU PRESENCIA EN NABARRA OSOA
Aitzol Altuna Enzunza

Frey Phillipe Villiers de L'Isle-Adam, 
44º gran maestre de la Orden,
en la toma posesión de la isla de Malta 
el 26 de Octubre de 1530


LA ORDEN DE SAN JUAN DE JERUSALÉN, LUEGO DE RODAS Y POSTERIORMENTE DE MALTA

El peregrinaje a los Santos Lugares era una tradición europea que los temores por la llegada del año mil habían intensificado como medio para la reconciliación con Dios, expiar culpas o en cumplimiento de un voto o promesa. Hasta el siglo X el principal lugar de peregrinaje fue Roma, donde se veneraba la tumba de San Pedro, pero en los siglos XI y XII, la Ciudad Eterna fue eclipsada por el Sepulcro de Cristo en Jerusalén y por la tumba del apóstol Santiago en Galicia.



En ese siglo XII se crearon las órdenes militares, las cuales se consideraron una fuerza regular y entrenada para la defensa de Tierra Santa. La capacidad de reclutar miembros continuamente desde Europa, junto a una religiosa disciplina, les dio unos recursos que los nobles y reyes no pudieron igualar. Sus fuerzas estaban equipadas de manera similar a los ejércitos de la época, en cuanto a caballos, cotas, armas etc., lo que daba mayor consistencia a sus unidades. Su capacidad organizativa fue, sin duda, su mayor ventaja.


Las principales órdenes militares y religiosas nacidas en el siglo XII en Tierra Santa fueron: la primera la de los Pobres Soldados de Cristo (el Temple), nacida en 1118 a la que imitan todas las demás; la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén -más tarde de Rodas y Malta- en 1113, convertida en militar en 1136 al otorgarle el Papa Inocencio II la confirmación del cuarto voto; en la Orden de Santa María de los Alemanes (Teutones) en 1198; la Orden de San Lázaro compuesta por caballeros leprosos y dedicada al cuidado de personas con esta enfermedad etc.


En este siglo, en la Península Ibérica se fundaron las órdenes militares en los reinos que todavía tenían frontera con los musulmanes, como la de Alcántara en el Reino de León (1156), la de Calatrava en Castilla (1158), la de Santiago de la Espada o simplemente de Santiago en León (1161) y de Aviz en Portugal (1162). Nabarra no tendrá frontera con territorio musulmán desde la toma de la ciudad de Tudela y de la ribera baskona en el año 1119 por Alfonso I el Batallador ni órdenes militares propias, pero participará activamente en las Cruzadas y en las ordenes de sus monjes guerreros.

Fuerte de San Angelo en Birgu, Malta

El monje-soldado Rafael Pérez Peña en su tesis doctoral “La soberana Orden de Malta a través de diez siglos de historia y su relación con la acción humanitaria”, nos explica el origen de la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, más conocida como la Orden de Malta, al ser esta isla su centro principal por concesión de Carlos I de Alemania en el siglo XVI, a donde llegaron tras su expulsión de la isla griega de Rodas que ellos mismos habían tomado en 1306 capitaneados por frey Sancho de Aragón como veremos.


El monasterio benedictino de Jerusalén fue construido hacia 1048, en las inmediaciones del Santo Sepulcro, con licencia del califa fatimita de Egipto, por unos devotos y acomodados mercaderes italianos de Amalfi, cuyo símbolo era una cruz muy similar a la de la Orden de San Juan, por lo que hay quienes le atribuyen su origen, pero no es comúnmente aceptado pues no parecen tener relación con los comienzos de la Orden (hoy es la misma “cruz de Malta” pero con fondo azul). Erigido con el fin de celebrar en él los oficios divinos conforme al rito romano, este monasterio se intituló Santa María de la Cruz Latina, siendo atendido por monjes de la Orden de San Benito, benedictinos o monjes negros bajo la regla de San Benito que los hizo famosos y que hoy se resume en la frase "ora et labora". 


Por aquellos años, entre los mercaderes que llegaron y como un peregrino más, llegó a Jerusalén un noble caballero provenzal de Manosque, llamado Gérard de Martigues o Gérard de Tenque, que al ver la aflicción en la que se encontraban los cristianos, expuestos al peligro de los musulmanes que dominaban la ciudad, con el fin de auxiliarlos y acoger a los numerosos peregrinos que de toda Europa iban a visitarla, colaboró en la reedificación del hospital y en la construcción de una hospedería junto al monasterio benedictino. Se dedicó a San Juan Bautista, por ser aquél el lugar donde la tradición dice que el Ángel Gabriel habló a Zacarías, anunciándole que su mujer Isabel tendría a San Juan Bautista (Lucas 5:5-25). Este hospicio, a elección del abad del monasterio, tuvo como primer administrador, gobernador o rector a Gérard.

Primera sede Subterránea

Pocos años después, Jerusalén fue conquistada por los cristianos durante la Primera Cruzada en el año 1099, fundando el denominado reino Latino de Jerusalén (1099-1289) con el duque Godofredo de Bouillon en calidad de “abogado del Santo Sepulcro” (1099-1100) y al año siguiente su hermano Balduino I de Bolonia (1100-1118) fue coronado como rey del nuevo Estado.

Gérard volvió a dirigir su hospicio con la ayuda de jóvenes excombatientes que dejaron el ejército y se unieron a su labor, comenzó a recibir de nobles y caballeros algunos privilegios, rentas y propiedades para su mantenimiento, como fue el caso del mismo Godofredo. Por entonces, Gérard y sus compañeros ante Arnaldo -el Patriarca Cristiano de Jerusalén-, decidieron pronunciar votos sagrados (castidad, pobreza y obediencia) junto al especial de ser “fratres pauperibus serventes” (freires al servicio de los pobres) y vestir un hábito monástico negro con una cruz blanca en el pecho, dándose en 1104 las primeras leyes e instituciones que solemnemente profesaron.

Beato Gérard 

El Papa Pascual II (1099-1118) accedió a la demanda de Gérard de recibir bajo la protección de la Santa Sede. Bajo la dirección del que será Beato Gérard, se convirtió en una nueva orden religiosa teniendo como patrono a San Juan el Bautista. Es así como todos los miembros del Hospital y la iglesia de San Juan Bautista de Jerusalén, quedaron sometidos a una sola autoridad, elegido por los propios religiosos profesos presentes en la elección, y no a los obispos o al rey. Más tarde, se le reconocería por la Santa Sede el privilegio de no reconocer más autoridad que la del Papa.

La Bula Pie Postulatio, bendecida por el Papa en 1113

Después de la muerte de Gérard en el año 1120, le sucedió en el gobierno de la Casa del Hospital Raimond de Puy (1120-1158/60), -Raimundo de Podio o Despuig, Raimundo Dupui, Raimundo del Puy o del Poggio-, de origen incierto, posiblemente occitano, y compañero de armas de Godofredo de Bouillon, siendo el primero en llevar el título de Maestre. Durante su magisterio, de casi cuarenta años, se realizará la gran reforma del sistema reglar de la Orden sanjuanista, conocida como “Regla de Raimundo de Podio”.


Sufragó Raimundo el costo de una escolta armada para acompañar y defender cuando fuera necesario a los peregrinos que llegaban y partían. Con el tiempo se convirtió en un verdadero ejército. Estaba formado por caballeros reclutados entre los cruzados de toda Europa y sirviendo como caballería pesada, y turcoples reclutados entre los nativos de sangre mixta, quienes hacían las funciones de caballería ligera armados a la usanza turca.

De este modo, la orden hospitalaria adquirió el carácter de orden de caballería, y con ello se convirtió en un ente mixto, una orden militar y religiosa, que designaba a su rector como “Maestre” como los templarios. Por esta razón sus miembros estaban sujetos a los tres votos monacales de Pobreza, Castidad y Obediencia, a los que se les añadía un cuarto voto de servicio y protección de enfermos y desvalidos y la defensa de la Cristiandad.


Una bula del Papa Alejandro III (1159-1181), estableció en 1178 que, “de acuerdo con la costumbre de Raimundo”, los hermanos podían portar armas “sólo mientras el estandarte de la cruz estuviese expuesto”. Pero la Santa Sede reconoció “de iure” a la Orden el derecho a la actividad militar por medio de la bula “Cum Ordine Vestrum” en 1258, aunque ya iban armados y participaban en las batallas como hemos dicho. Para entonces, los cristianos habían sido expulsado de “Tierra Santa” por las tropas musulmanas de Saladino.

La toma de Jerusalén

Según explica Carlos Sánchez Marco en el Lebrel Blanco: “Tras la captura de Jerusalén por Saladino en el año 1187, la Orden Hospitalaria pudo conservar únicamente las posesiones que tenía en el principado de Trípoli, las cuales perdió un siglo más tarde con la caída de Acre (en manos musulmanas en 1291). Tras la expulsión de los cristianos de Jerusalén, sus miembros fueron obligados a buscar refugio bajo las órdenes del Gran Maestre, Jean de Villiers, en el reino de Chipre donde ya tenían algunas posesiones desde el tiempo de Ricardo Corazón de León. El Rey Amaury les asignó como lugar de residencia el pueblo costero de Limassol, en donde había casado el rey aquitano-inglés con la infanta Berenguela de Nabarra (durante la Tercera Cruzada en 1191).

Sede los hospitalarios en Limassol de Chipre

Pero fue realmente la conquista de la isla de Rodas por el Gran Maestre Foulques de Villaret lo que produjo una completa transformación de la Orden”. A partir de entonces, se convirtieron en una gran armada que combatió el avance musulmán desde el mar.

En el pontificado de Inocencio III (1198-1216) la actividad militar de la Orden se antepuso a la actividad caritativo-asistencial. Ahora bien, no será hasta el siglo XIII donde encontramos la mención de “la defensa de la fe” inserta como punto primero de la Regla d
E la orden, hecho acaecido probablemente, durante el magisterio de Alfonso de Portugal (1203-1206) al frente del Hospital. Será en los Estatutos de 1206, donde ya queda perfectamente definida la militarización de la Orden, lo que se potenciará en ese siglo y los sucesivos.

Castillo del Gran Maestre en Rodas

La consolidación final de la citada ampliación del carisma sanjuanista hacia la lucha armada tendrá lugar durante los pontificados de Honorio III (1216-1227) y Gregorio IX (1227-1241), quienes, ante las dificultades cristianas en Ultramar y el resurgimiento de la pugna con el Imperio de Occidente, contemplaron a la Orden de San Juan como elemento imprescindible y eficaz, tanto para la actividad defensiva como para el gobierno mismo de Tierra Santa.

Primera sede de la Orden en Crac de los Caballeros, Siria


LA ORGANIZACIÓN DE LA ORDEN DE LOS HOSPITALARIOS DE SAN JUAN

Administrativamente la Orden de San Juan de Jerusalén, o más concretamente sus posesiones, se van a reunir en agrupaciones geográficas, que no siempre coincidirán con delimitaciones políticas estatales, son las llamadas “Lenguas” (tongue) y los prioratos.


En 1203, el Maestre Alfonso de Portugal (1203-1206) ordenó una traducción de la legislación sanjuanista a las lenguas principales de la Orden y en los Estatutos redactados entre 1204-1206, surgidos a raíz de la crisis que supuso en el seno de la Orden la pérdida de Jerusalén, se definió la estructura de los órganos centrales de gobierno de la Orden, haciendo especial hincapié en el aspecto militar de los religiosos del Hospital.


Cada una de las Lenguas estaba compuesta por Grandes Prioratos y Prioratos y estos por Encomiendas. Estas Lenguas se terminaron por configurar en 1327 aunque existían de antes, fueron las de Provenza (con los Prioratos de Saint-Gilles y Tolosa); Auvernia; Francia (con Aquitania y Champagne); Italia (con Lombardía, Roma, Venecia, Pisa, Barletta y Messina); Aragón (con Aragón, Compostela, Cataluña y Navarra); Inglaterra (con Irlanda y Escocia); Alemania (con Heitersheim, Bohemia, Austria, Hungría, Escandinavia o Dacia y Polonia).

Concatedral Valleta de Rodas

En 1462, tras su separación de la Lengua de Aragón, aparecen también las de Castilla, León y Lusitania. Cada Priorato estaba compuesto por Encomiendas y también por Bailiatos Capitulares (como los de Armenia, Brandemburgo, Mallorca, Turín, etc.), que aunque más pequeños, eran menos numerosos que los Prioratos. Cada Lengua estaba a cargo de un Pilier (Pilar) en Rodas.



El Priorato agrupaba cierto número de encomiendas en un territorio, que se podía corresponder con un reino, un condado o un Obispado. Los Prioratos existentes, al llegar la Edad Moderna, en la Península Ibérica son los siguientes: Castilla, Nabarra, Portugal y Aragón, éste último conocido con el nombre de Castellanía de Amposta, y del cual se desgajó el Priorato de Cataluña.


A cargo de éstos prioratos se encontraba el Prior que era el intermediario entre el poder central y el local. Éste era nombrado por el Capítulo General de acuerdo con la propuesta que realizaba el Gran Maestre. Se encontraba obligado a acudir a la Casa Central de la Orden por llamamiento del Gran Maestre, y a rendir cuentas de su gestión al frente del Priorato. El Gran Maestre podía ser elegido de entre los caballeros de cualquier Lengua y ejercía una autoridad suprema bajo el control no obstante del Gran Cabildo y con ayuda de varios consejeros.

Había al final 8 Lenguas 24 prioratos y las encomiendas o subdivisiones de los prioratos que eran 656.


ORIGEN DE LA CRUZ DE MALTA

En 1146 hizo su aparición el estandarte de la Orden templaría. Era de lino blanco con rayas negras y le llamaron Beauseant, que es como llamaban los franceses de entonces a los caballos blancos y negros. Y “beauseant” se convirtió también en el grito de guerra de la orden. Sobre el estandarte también había una inscripción en latín, “Non nobis, Domine, non nobis, sed tuo Nomini da gloriam” (No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu Nombre le sea dada la gloria). La cruz roja se le añadió después al estandarte en 1166 (LEWIS, F.: Historia de los Caballeros templarios. Barcelona, 2004), de los colores usados en las Cruzadas, es de donde nacerán las banderas nacionales.




La cruz patada templaría encaja perfectamente en la cruz de ocho puntas hospitalaria en referencia a la planta ortogonal de la iglesia de Jerusalén, conformando ambas la cruz griega de cuatro brazos simétricos.

Al principio y desde el año 1104, el hábito de los Orden Hospitalaria fue negro y sobre él, en la parte izquierda del pecho, llevaban los monjes una sencilla cruz griega de color blanca. En 1138, ante la petición del Maestre Raimundo de Puy, el Papa Inocencio II (1130-1143) aprobó que la Orden tuviera como pabellón una bandera roja con la cruz blanca de San Jorge.


Cruz de Malta en San Giovannino dei Cavalieri de Florencia

El primer Maestre, Frey Raimundo, fijó estatutariamente en 1138 como emblema la cruz blanca de ocho puntas sobre el hábito negro de la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. Por tanto, la bandera actual de la Orden, se usa desde el siglo XII (Galimard Flavigny, b.: Les Chevaliers de Malte. Des homes de fer et de foi 2005, p. 18).

Originariamente se presentaba como una cruz ensanchada (patée o patada como los templarios), con los extremos de los brazos hendidos por una escotadura, de forma que cada uno terminaba en dos puntos. Con el tiempo, su diseño se estilizó hasta que los brazos tomaron forma de uves unidas por sus vértices, la que ahora conocemos.


En 1248, durante el magisterio de frey De Chateauneuf (1243-1258), el Papa Inocencio IV (1243-1254) autorizó a los caballeros hospitalarios en servicio activo que llevaran, en lugar de la túnica, una cota de armas negra por encima de la armadura; en 1259, el Papa Alejandro IV (1254-1261) cambió el negro por rojo, color que ha mantenido el uniforme de la Orden hasta nuestros días. El hábito de iglesia, sin embargo, sigue siendo de color negro.


LA ORDEN HOSPITALARIA DE SAN JUAN EN NABARRA

El rey de Nabarra Alfonso I “El Batallador” murió sin descendencia en 1134. Escribió su testamento durante la recuperación de Baiona a los aquitanos, que querían para sí toda la Baskonia continental por ser descendientes de los francos. Alfonso ,reinó, según él mismo describe en 1131: “desde Belorado hasta Pallars y desde Bayona hasta Monreal (de Teruel)”.

El testamento dejaba el reino de Nabarra y Aragón a las Órdenes Militares, con ello Alfonso quería expiar sus pecados, que debían de ser muchos. El papa se convertiría en la máxima autoridad del reino que quedaba al mando de Ramiro el Monje, el hermano del rey fallecido, como el superior de las Órdenes religioso-Militares de Palestina, Santo Sepulcro y Hospital San Juan de Jerusalén, los soldados-monje.

El testamento fue rechazado por los nabarros en las Cortes Generales, donde también participó el señor de Bizkaia Ladrón de Gebara (hijo de Eneko Belaz), reunidas a tal efecto en la catedral de Pamplona, que decidieron no hacer caso del mismo con Garçés Ramírez “el Restaurador” a la cabeza, entonces señor de Monzón (Aragón) y Tudela.

Alfonso I el Batallador

El conde Catalunya Ramón Berenguer IV (1131-1162), apoyando a Ramiro II el Monje, tomó un préstamo de mil maravedís de los hospitalarios aragoneses para financiar la guerra contra Sancho Ramírez y en apoyo de Ramiro el Monje.

Finalmente, el reino de Nabarra y Aragón se separaron y Nabarra pasó a manos del nieto bastardo del hermano de Sancho el de Peñalén, cuya madre era hija del Cid, será Garçés Ramírez apodado "el Restaurador", el cual, señala que es: "... rex in Pampilona et in Alava, et in Puzcoa et in Bizcaia", pero no así en Aragón y el resto de condados que se integrarán en él. Es la aplicación del derecho foral de “alzar al rey”, por el cual, correspondía a los nobles más notables del reino elegir al nuevo rey.

Alzamiento sobre el pavés de Eneko Aritza, primer rey de Nabarra con la cruz patada de su escudo aunque su atribución es tardía https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/08/origenes-de-aragon-la-cruz-de-eneko.html?m=1

En Nabarra y Aragón, al principio, el asentamiento de la Orden Hospitalaria de San Juan es un tanto confusa por lo difícil de la localización de las primeras donaciones, que parecen predominar en la zona comprendida entre Sangüesa y las hoy aragonesas de Sos y Uncastillo en la comarca de las Cinco Villas. Incluso resulta dificultoso saber cuáles fueron los primeros priores en Nabarra como tal, por la poca separación que había entre las posesiones de la Orden en Nabarra, Aragón y la Castellanía de Amposta.

Con los años, esta situación se va aclarando y al final del reinado de Ramón Berenguer casado con Petronila, la hija de Ramiro II el Monje, y durante el reinado de su hijo Alfonso II de Aragón (1157-1196), los territorios de la Orden en Aragón se agregaron a los de la Castellanía de Amposta y los de Nabarra se constituyeron en un Priorado independiente, debido seguramente a la separación de ambos reinos, lo cual es ya visible en la documentación a partir de 1172, reinando Sancho VI el Sabio de Nabarra, hijo de Ramírez el Restaurador. 

Mapa Eneko del Castillo 


Tal y como explica Mikel Burgui en su artículo “Los Caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén” del que transcribo parte del texto, en La Gran Enciclopedia Navarra en su entrada “Sanjuanistas”, en cuanto a las encomiendas o centros de gestión que tuvieron en nuestro antiguo Reino se señala, como los reyes de Nabarra García o Garçés Ramírez el Restaurador (1136-1150) y su hijo Sancho VI el Sabio (1150-1194), favorecieron generosamente a los Hospitalarios. A los polos iniciales de Sangüesa-Zangotza y Zizur Menor, Garçés Ramírez el Restaurador añadió las villas de Cabanillas y Fustiñana (1142), y su hijo Sancho VI el Sabio la villa de Pedriz (1174 en Ablitas) y sus “palacios” de Lizarra-Estella (1165).

Palacio real de Lizarra-Estella

El ejemplo de los monarcas y el marcado ánimo benéfico de la Orden, suscitaron paralelamente numerosas donaciones que incrementaron su patrimonio de forma espectacular, antes de acabar el siglo XII, los Sanjuanistas u Hospitalarios ya tenían en funcionamiento las encomiendas de: “Sangüesa, Iracheta-Leache (con sendos hospitales de peregrinos), Cizur Menor-Olaz, Bargota (entre Puente la Reina y Mañeru), Cahués (hoy despoblado en la actual Miranda de Arga), Echávarri-Zufía, Melgar (entre Sansol y El Busto), Falces, Casanueva-San Adrián,Tudela, Calchetas, (término actual de Cascante), Cabanillas-Fustiñana-Buñuel”.

A finales de las siguientes centurias los Hospitalarios contaban en Nabarra con 14 villas, 21 iglesias y heredades diseminadas en más de 250 lugares del reino. Patece lógico que estos reyes de la Nabarra Occidental, tuvieron que hacer lo mismo en ella, pero, como veremos, no parece que fuera así. 


Mikel Burgui: Abandonada la encomienda de Zizur Menor a raíz de la desamortización de Mendizábal de 1836, el Gobierno de Navarra restauró su iglesia en 1989. Posteriormente fue cedida a la Orden de Malta en 1998. La Orden mantiene un albergue de peregrinos en un edificio anejo a la iglesia medieval. El artículo completo se puede leer en: https://ujue-uxue.blogspot.com/2018/03/los-caballeros-hospitalarios-de-san.html



LAS ORDENES MILITARES EN LA NABARRA OCCIDENTAL

En Alaba existen varias iglesias de las que se tiene sospechas de su origen templario, todas cercanas a las grandes vías de comunicación, la Calzada Romana Burdeos-Astorga después el Camino de Santiago baionés o vasco.

San Vicentejo de Trebiño


Un listado de las supuestas iglesias templarias sería la de Okina, Cárcamo, Otxarte, Villanueva de Oca y San Vicentejo (las tres últimas en Uda-Trebiño), Villamaderne, Karkamo, Guinea y Argandoña, todas iglesias románicas nabarras anteriores a la invasión castellana de 1200. En realidad es poco probable que sean templarias, lo mismo que en el caso de Bizkaia y Gipuzkoa.

Tuesta, la bóveda que cubre la cabecera es de gallones con cinco nervios que parten de cada uno de los cinco lados que forman la cabecera, coronando en una clave donde se representan dos ángeles elevando hacia el cielo una supuesta cruz de los Templarios

Incluso la semejanza de algún cruz con la cruz patada de los templarios no demuestran de por sí nada, pues en la cuevas eremíticas alabesas, más concretamente en las áreas de Valdegobía, Villanueva, Tobillas, Corro, Pinedo, Quejo etc. (comarca donde se sitúa también Valpuesta) y el condado de Trebiño (términos de Marquínez, Urarte, Laño y Alabaina), las más antiguas de la peninsula, se han hallado dibujos de este tipo de cruces en el siglo VI y otras muchas más, alguna aún más sorprendente:




E. Labayru en su extenso libro sobre la historia de Bizkaia de finales del siglo XIX, es muy contundente y da gran información sobre la inexistencia de la Orden del Temple en Bizkaia, en Gipuzkoa e incluso Alaba. A los hospitalarios o sanjuanistas ni los nombra, pues nunca se ha oído hablar de ellos en las tierras de Bizkaia y no se tiene el más mínimo rastro arquitectónico sobre esta Orden y sus famosas cruces de Malta.

“El 11 de agosto de 1307, se recibió en Castilla la bula de Clemente V, por la cual se obligaba a todos los que tuviesen bienes de los templarios a que los entregasen a los Obispos o a los administradores nombrados por la Santa Sede, pues muchas y graves individualidades de la Orden le habían manifestado, que los crímenes y delitos que se imputaban eran verdaderos, y reconociendo sus errores suplicaban a la Santa Sede, no justicia, sino misericordia y perdón (…)”.

Después detalla Labayru los centros templarios de la bula y resume:

“¿Hubo templarios en Bizcaya?

Lo único que poseyeron los freires templarios fue ciertos frutos decimales de iglesias que algunos patronos y los señores de Bizcaya les conscedieron por afecto a la orden a semejanza de otros frutos eclesiásticos que devotamente se concedieron a varias comunidades, entre estas la de Oña, la Cogolla, Santa María de la Vid y Nájera.

De lo actuado en la extinción se comprueba que no hubo monasterio de la orden del Temple en Bizcaya. El proceso formado en Castilla entre buen número de monasterios, no cita ninguno de Bizcaya, y aun entre los religiosos citados a compadecer no hubo más que dos de apellido vascongado, y fueron los hermanos Pedro y Miguel de Uribe, que residían en la Baylía de Haro.


Santa María la Real de Nájera

De las escasas noticias que existen acerca del proceso completo de los templarios en España no se descubre el más pequeños vestigio de que esta orden militar de los templarios se extendiese por Bizcaya, Guipúzcoa y Alava, pero sí en Nabarra, donde poseyó varios monasterios.

Es, pues, erróneo de haber atribuido a la iglesia San Miguel de Ahedo, en Carranza, carácter de Iglesia de templarios, erros que provino de haber sigo esculpidas en la piedra sepulcral efigie mortuoria con hábito del templo, espuelas calzadas y capillas de freires, al morir dos caballeros advenedizos de la orden, que, después de deshecha ésta, se recogieron en casa de Sancho Sanchéz de Carranza, el cual tuvo un hijo templario, y al morir fueron sepultados en la capilla mayor (el error aparece en la obra de Lope García de Salazar s. XV)”.

Talla del siglo XIII de San Miguel de Ahedo

Labayru incluso nombra a Galdakano y aclara que:

“Respecto a la iglesia de Galdácano y Gastel-Ugach se las atribuyó el carácter templario, tan sólo porque era achaque común el atribuir a los caballeros del temple todos los edificios cuyo origen no se sabía apreciar por los naturales del pueblo en que se hallaban estas fábricas. La equivocación sobre Berriz y San Agustín de Echebarría procede de unos papeles del siglo XVI que no tienen mérito alguno, y en cambio están plagados de simplezas”.


El propio Labayru achaca a la obra del berriztarra Iturriza y Garate (1793) gran parte de la confusión:

“Con decir que los Templarios fueron creados en 1128 por Hugo de Payens y Godofredo de Saint Aldemar y otros siete caballeros, aprobados por Honorio, se evidencia que el autor de las Antigüedades hizo madrugar demasiado a los templarios para darlos por instituidos en el siglo VIII, y poseyendo a San Juan de Berriz en una época en que no se los conocía.

Así bien, al hablar de San Agustín de Elorrio menciona a los Templarios como ocupando esta iglesia fundada por el falso Sancho Aznar en 1053, cuando tampoco en esta última fecha habían nacido los primeros pobres caballeros del Templo de Salomon, como se llamaron”.


En el artículo "Importantes hallazgos en la iglesia de Andra Mari de Galdakao construida al lado del Camino de Santiago por la costa" de Xabier Orue-Etxebarria, Joseba Artaraz y Estibaliz Apellaniz (2017), hablan sobre la posibilidad de que las estrellas de ocho puntas de los medallones de Andra Mari sean cruces de la Orden de la Cruz de San Juan de Jerusalén, también conocidos como Hospitalarios y desde el siglo XVI como Orden de Malta:

"En el tramo considerado como del siglo XII, en los medallones de los nervios, hay tres que presentan una estrella de ocho puntas y el cuarto una cruz muy característica, mientras que en la clave hay una flor con ocho pétalos. Una roseta semejante a esta se encuentra en una clave de la iglesia de Santa María del Castillo en Lizarra (…). Esta cruz de ocho puntas está considerada como la cruz de San Juan, cruz Hospitalaria o posteriormente conocida como cruz de Malta (Gascó Pascual y Llorens, 1998). Esta orden, también conocida como Orden de Malta, fue fundada en el siglo XI (sic.), en tiempos de las cruzadas, para suministrar asistencia hospitalaria a los peregrinos a Jerusalén. En el caso de que la cruz existente en las bóvedas de Andra Mari sea la Cruz de Malta, teniendo en cuenta que según algunos especialistas se trata de una cruz concedida a la Orden de San Juan por el Papa Alejandro IV durante su pontificado (1254-1261), habría que pensar que las bóvedas de los dos tramos de la parte antigua se hicieron durante la segunda mitad del siglo XIII. El hecho de que la Orden de Malta pudiera estar implicada en la reconstrucción de Andra Mari podría apoyar también que esta iglesia estuviera en el Camino de Santiago".



Realmente esto no fue así, el Papa Alejandro IV (1254-1261) cambió el hábito negro por el rojo de los monjes en la lucha como hemos visto (no en las ceremonias eclesiales que sigue siendo negro), color que ha mantenido el uniforme de la Orden de Malta hasta nuestros días. Por tanto, la Cruz de Malta es del siglo XII. 

Pero las posibilidades de que esta cruz de ocho puntas sea considerada como "la cruz de San Juan, cruz Hospitalaria o posteriormente conocida como cruz de Malta”, es prácticamente nula, y en el caso de Galdakano, de hecho, ni tienen parecido alguno al no ser una cruz griega patada, por lo que proponemos una solución más fácil en el artículo https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/03/hipotesis-sobre-la-procedencia-de.html.

LOS ÚNICOS MONASTERIOS E IGLESIAS HOSPITALARIOS EN LA NABARRA OCCIDENTAL

Solo ha habido dos monasterio de la Orden Hospitalaria en toda la Nabarra Occidental, los dos en Alaba.

El priorato de Iruña de Oka en la mencionada calzada romana Burdeos-Astorga y posterior Camino de Santiago. Se trata de un monasterio fundado en el siglo XIV por estos monjes y que desapareció en el siglo XVIII.

En la actualidad tenemos otro monasterio de esta orden en Salinas de Añana, también del siglo XIV, se trata de una Orden Hospitalaria de San Juan de monjas, dedicadas a los peregrinos templarios del Camino de Santiago. El convento fue construido sobre los restos más antiguos de un hospital de peregrinos.


Según los expertos, el origen de esta rama femenina se remonta a la fundación de la propia Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. La labor de estas religiosas, era esencial para atender a peregrinas y enfermas en los hospitales. En sus inicios, tenían vínculos familiares con los Caballeros de la Orden y su cometido específico era rezar por ellos y por el Gran Maestre.




¿DÓNDE ESTABA EL CASTILLO DE SANCHO DE GALDAKANO?

¿DÓNDE ESTABA EL CASTILLO DE SANCHO DE GALDAKANO?

Aitzol Altuna Enzunza


Vino Sancho de Galdakano a repoblar el valle de la sierra de Ganguren desde la Corte de Nabarra ante los ataques de Castilla, atrincheradas las tropas invasoras en el castillo cercano de Malmasín, el cual no querían devolver pese al Laudo Arbitral internacional de Londres de 1177 (https://lehoinabarra.blogspot.com/2014/07/bizkaia-fue-invadida-entre-1199-1200.html). Su hijo, del mismo nombre, se asentó en Bedia, en la torre de Tosubando.

La de Sancho de Galdakano es además la familia constructora de la Iglesia divisera Andra Mari de Elexalde del siglo XII del municipio galdakoztarra, hecho avalado por tres documentos najerenses, donde se menciona esta iglesia a finales de ese siglo (https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/09/origen-de-galdakano-y-de-su-nombre.html?m=1).

"…tiene una iglesia parroquial de advocación de Santa María, una en Echevarri y otra en la Colación de Bedia, fundada según relaciones antiguas, por el caballero don Sancho de Galdácano, pariente del rey de Navarra hacia el año 1200 en el plano de un ribazo alto y paraje solitario, por causa del lejanía y subida penosa que había a la parroquia antigua de Santa Marina de Ganguren, la cual iglesia de Santa María reedificada y ampliada posteriormente es de una sola nave…con bóvedas, seis altares, órgano, 112 sepulturas, cementerio a la redonda y espadaña de piedra sillar morena para campanas de reloj a la testera…" Juan Ramón Iturriza Garate "Historia General de Vizcaya" (1793).




Construyó Sancho de Galdakano la Iglesia-fortaleza de Santa María o Andra Mari en lo que hoy es el barrio de Elexalde, con su barbacana, aspilleras y demás elementos defensivos, mirando hacia el castillo de Malmasín tomado por tropas castellanas. Se trajo Sancho de Galdakano con él a su familia y a numerosa gente de guerra para reestructurar la comarca. Construyó Sancho la nueva iglesia divisera de Andra Mari o Santa María, y el que se documenta como “castillo” en un entorno ya poblado desde antiguo, tal y como lo atestiguan las estelas romanas Alto Imperiales encontradas en el caserío Obispoetxe adyacente a la iglesia, junto a diferentes tumbas en piedra de los siglos X-XI, además de la existencia de otras tumbas de la misma época desperdigadas por el municipio sin control alguno. 


Sancho de Galdakano y su familia en el arco interior de la iglesia Andra Mari 
que mandó construir a finales del siglo XII

En la contraportada sobre el arco de medio punto que representarían a Sancho de Galdakano, su mujer y su hija, además de a otro personaje que sería probablemente su hijo, del mismo nombre que el padre (Fernando Malo Anguiano “Monografías de pueblos de Bizkaia: Galdakano, Etxebarri y Zaratamo”). La iglesia desde este ángulo (paredes Oeste-Sur), tiene apariencia de una fortaleza, con tres aspilleras como únicos entrantes de luz desde la esquina en la pared Sur; dos de ellas, las más estrechas, no son útiles como tragaluces y sí idóneas posiciones para ballesteros o arqueros, pues son muy estrechas y están en un contrafuerte semicircular que aumenta su ángulo de tiro".

Pero, ¿de dónde dónde estaba la casa solar o castillo de Sancho de Galdakano a finales del siglo XII?


Fernando II de Aragón, 
El Falsario en Nabarra y El Católico en la historiografía de Castilla y Aragón (1452-1516)


En el año 1514, el rey de Aragón Fernando “el Falsario” necesitaba financiar la conquista del resto del reino de Nabarra que se seguía alzando por su libertad. Muerta ya su primera mujer Isabel I “la Católica” de Castilla y casado con Germana de Foix (hermana de los reyes de Nabarra, con la que quería tener un heredero para separar Aragón y Nabarra de Castilla), mandó un escribano en nombre de su hija Juana “la Loca” como señora de Bizkaia,  para hacer un censo de las “fogueras” o casas que había en las villas de Bizkaia, incluidas las casas censuarias de Galdakano que se acogieron a los fueros de Bilbao ante los ataques de los infanzones (https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/01/los-dos-galdakanos-entre-1375-y-1610-el.html), a todas ellas pedía el aragonés, una alta contribución para financiar su guerra.

Germana de Foix, 
segunda esposa de Fernando II de Aragón "El Falsario" desde 1505 (1488-1536)


“En Vrgutia, que es en la anteyglesia de Galdacano, a tres días del dicho mes de setienbre, anno susodicho de mill e quinientos e quatorze, en presençia de mi, el dicho Sancho de Sojo, escriuano, e testigos de yuso escriptos, pareçio presente el dicho Juan Lopes de Retes e dixo que les pedia e requeria a los dichos Juan Peres de Ysunsolo e Sancho del Castillo e Martin Saes de Oyquina, escriuano, e Pero Saes de Arechaga e Juan Gonçalis de Çamacona e Hurtun Saes de Oçaeta e Pedro de Labeaga e Juan de Olabarria e Martin de Labeaga e Juan de Recalde e Sancho de Bengoechea e Juan de Çamacona e otros vezinos de la dicha anteyglesia de Galdacano, que ende estaban en su ajuntamiento (…)”.

Vemos por los apellidos toponímicos que hacen referencia a los caseríos o casas-torre de procedencia, que todos los firmantes son galdakaneses fácilmente reconocibles...todos menos uno, "Sancho del Castillo", y falta uno: Aldape (tampoco está como Torrezabal que pertenece a su mayorazgo, que sabemos que existe en esas fechas como hemos visto en https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/03/sancho-de-galdakano-no-es-torrezabal.html). Sabemos que el lugar de reunión es "Urgutia" en la anteiglesia de Galdakano y que los vecinos están justo en ese día de "ajuntamiento", el cual y por esas fechas sabemos por varios documentos que es bajo el árbol Guzur Aretxa.

Pórtico de Andra Mari y Guzur Aretxa es el árbol que se ve al fondo


ALDAPE EN GALDAKANO

El el trabajo “Relación toponímica General de Galdácano” de Javier González de Durana lsusi y Kosme M. Barañano Letamendi, nos dan las siguiente heredades de los Aldape: "Heredades en Urízar, Lecue, Unquina, Arteta, Zuazo, Gorocibay, La Cruz, Bequea-Eizaga, Urreta, Aperribay y Yugu".

Sin embargo el apellido Aldape no es de origen bizkaíno, pese a que en la actualidad esté muy extendido (Galdakano, Elorrio, Durango, Galdames, Arteaga, Gernika...), ya que, como señala Euskaltzaindia, en Bizkaia "Aldape" sería Aldatza, como en el nombre de Galdakano "Aldaçano". Lo más curioso es que el lugar donde está la iglesia Andra Mari hacia poniente, en el actual barrio de Elexalde, se llame precisamente  "Aldatze" y no es el final de una cuesta, que es lo que significa "Aldape", sino la parte de arriba y media de la misma, lo cual no concuerda, pero sí con la adaptación fonética al euskera bizkaíno de "Aldape" a "Aldatze". Estaría entre Abusu-Olabarri por un lado y Errekalde-Goikotxe por el otro.


Tal y como explica en “Galdakao, casas, propietarios, habitantes…desde el siglo XVI a 1936” Xabier Valencia Barahona (2019), el mayorazgo de Aldape tenía la casería de Uraburu Txikerra, encima de la cantera vieja con cuyas piedras se construyó Andra Mari y hasta el campo de Golf o el caserío Uraburu, era una heredad de siete hectáreas.

Además el topónimo "Gastelusolo" está documentado en 1607, un "egurbide" o camino para sacar leña sobre Altamira y Elexalde, sobre las casas de Olabarri (“Relación toponímica General de Galdácano” de Javier González de Durana lsusi y Kosme M. Barañano Letamendi).


                      

En los escudos heráldicos una hoja de álamo es habitual de la familia de los Gebara, Ganboa y Usansolo, familias leales, incluso siglos después de la invasión, a Nabarra. Sabino Aguirre Gandarias añade: "(...) Aunque quizá de sus armas aún más distintiva sea la cadena que le sirve de bordura, hecho frecuente en la zona, pues indica ascendencia Nabarra y dentro de la anteiglesia el probable enlace con algún descendiente de Sancho de Galdacano (…)".

A está figura de hoja de álamo se le llama "panela" y es muy frecuente en la heráldica vasca, así, el heraldista Hubert Lamant-Duhart en su obra "Armorial du Pays Basque" la cita como muy característica de los blasones “vascos” juntamente con el árbol, el lobo, el jabalí, el castillo, el oso el perro, la caldera, la banda engolada en cabezas de dragones, etc. Los oñacinos “pro-castellanos” tienen en sus escudos osos y calderos. 

Estanislao J. de Labayru: Los de la casa solar de Gauteguiz de Arteaga, y los de Guernica y Galdácano, en Vizcaya, traen: Escudo de plata, con un árbol de sinople, llamado tejo, y un lobo de sable, lampasado y armado de gules, empinado al tronco. En jefe tres estrellas de oro (de ocho puntas), puestas en faja. 

"En los medallones de los nervios, hay tres que presentan una estrella de ocho puntas y el cuarto una cruz muy característica, mientras que en la clave hay una flor con ocho pétalos. 
En otro tramo, el medallón decorado con la cruz está en la clave y el resto de medallones, en los nervios, tienen la estrella de ocho puntas".



ANÁLISIS DE LA IGLESIA ANDRA MARI DE GALDAKANO

Podría ser que el "castillo" o casa-torre de Sancho de Galdakano fuera semiderruida por los Aperribai a finales del siglo XV o principios del siglo XVI durante la Guerra de Banderizos, cuando el bachiller Isasi deja 30.000 maravedíes en su testamento para reconstruirla y ampliarla (1514), guerras que tantas peleas provocó en la sierra del monte Ganguren, según las crónicas de Lope García de Salazar y de Ibargüen-Cachopín (https://lehoinabarra.blogspot.com/2019/01/la-guerra-entre-la-villa-nabarra-de.html?m=1):

[fol.81r.] Quemas de casas por bengança (...) A Galdácano quemó Aperribai, su vezino”, hecho de armas que no está en las Crónicas de Lope García de Salazar (que falleció en 1476). A la Crónica de Ibargüen-Cachopin le faltan libros (tenemos 71 manuscritos, algunos incompletos, de 184), por desgracia, entre ellos el que desarrolla esta lacónica anotación a modo de índice. Esta crónica es una buena referencia para los hechos mencionados, por estar escrita poco después de esas fechas, a finales del siglo XVI y acabada a principios del siglo XVII, aunque contiene las fantasías habituales sobre ancestros y confunde leyendas con hechos históricos.





Para saber la forma de Andra Mari antes de la reforma mencionada de principios del siglo XVI, nos tenemos que fijar en la cara Oeste. En esta cara, donde se encuentra la espadaña, se pueden ver tapiadas las 3 "ventanas" o vanos de la anterior iglesia sobre la que se alzan las dos actuales. Podrían ser de la iglesia anterior a la reforma del siglo XVI, pero el bachiller Gaspar de Isasi solo habla de que se hicieron las "Maechuras" o arreglos y "nuevas edificaciones" (maechuras y hedifiçios que se fazen en la dicha yglessia), y Martín de Aldape Isasi (1640) habla de que "se ensanchó la iglesia, y antes en la iglesia (s. XIII) y antes en la iglesia vieja (s. XII)" (para ver todo el texto leer https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/03/sancho-de-galdakano-no-es-torrezabal.html), pero no hablan de elevarla o reconstruirla entera como supondría este cambio, por lo que puede ser que los tres vanos tapiados sean los restos de la iglesia primigenia del siglo XII, la que fue ampliada en el siglo XIII. 

                                     
El vano central tapiado por dentro
Fotos del artículo "Importantes hallazgos en la iglesia de Andra Mari de Galdakao construida al lado del Camino de Santiago por la costa" Xabier Orue-Etxebarria Joseba Artaraz Estibaliz Apellaniz (2017)


Vemos que este tipo de construcción con tres vanos en la espadaña no es nada extraño dentro de las iglesias del reino de Nabarra de finales del siglo XII. Tenemos por ejemplo el caso de la iglesia de Etxano, la cual está construida un poco antes que Andra Mari y el parecido es muy notable. Lo mismo que con la iglesia de San Estaban protomartir de la Ribera de Valderejo en Alaba de la misma época que Andra Mari, donde las tres espadañas primigenias son iguales y la forma de la iglesia también (salvo el ábside plano típico de Bizkaia y Alaba)

San Estaban protomartir de Ribera de Valderejo


San Pedro de Etxano en Oloriz

De la fábrica de la primera iglesia de Andra Mari de Galdakano, se conservan varios elementos muy visibles, especialmente en la propia pared Oeste. En esta pared, en el imafronte bajo la espadaña, se pueden observar a modo de canecillos (pequeños salientes -Ybarra y Bergé 1969-), figuras humanas y animales (un león y un caballo) y una estructura que podría pertenecer a un anterior campanario, ya en la pared Sur. En la misma pared Oeste, pero por el interior, existen 3 modillones (como canecillos interiores) que decoran el muro a los pies, sobre los cuales hay un tablón de madera de roble decorado con motivos vegetales, soporte de un antiguo coro y órgano.

Los canecillos recolocados en la fachada, son claramente románicos y por tanto de la primer iglesia del siglo XII. Por lo que es más lógica la última solución, que los vanos tapidos de la espadaña fueran de la iglesia original del siglo XII y tapiados en el XIII, época más probable para los arcos del pórtico y trasero, así como de otros elementos.



Los canecillos mencinoados sacaddos del trabako "El pasado histórico de Galdakao a través de su patrimonio" (2002) Javier Ortíz Lejarza y José Manuel Jiménez Sánchez


Fachada Oeste y espadaña con restos defensivos de un posible cadalso del siglo XII, propuesta de los autores del artículo "Importantes hallazgos en la iglesia de Andra Mari de Galdakao construida al lado del Camino de Santiago por la costa" Xabier Orue-Etxebarria Joseba Artaraz Estibaliz Apellaniz.



Los autores del citado artículo, aportan la siguiente infografía con las propuestas sobre la construcción de cada tramo o parte, sobre la que solo discrepamos que la parte trasera o de poniente que se indica de la reforma siglo XVI, ya existía en todo o en gran parte.


Señala el artículo: "Imagen de la parte exterior de la fachada norte con una puerta del s. XIII a la izquierda. La línea discontinua marca, aproximadamente, la zona de unión entre la iglesia del s. XIII (a la derecha) y la del XVI (a la izquierda)

.
(...) Es muy fácil observar dónde tiene lugar la unión de los muros de la iglesia del s. XIII y la del XVI, sobre todo si se mira en la pared interior (Fig. 3). El diferente tipo de construcción, con pared de sillería en la parte más antigua y de sillarejo/mampostería a continuación, resalta claramente el paso de una a otra". La diferencia sólo es apreciable por dentro, por fuera no, es todo de la misma época, por lo que el sillarejo marca la obra interior de unir la iglesia y la torre.


Es más el propio trabajo dice: "Una de las cosas que se ha escrito acerca de esta iglesia es que la torre existente en la fachada sur quedó sin terminar". Es decir, la parte trasera, tiene toda la forma de una torre de campanas como la de San Miguel de Estella, donde, la espontánea campana de encima de la torre, nos dice que ésta debió de ser mucho más alta.

En esta línea de piedras de sillería de Andra Mari de Elexalde que vemos a continuación (barrio Urgoitia Goikoa en aquél entonces), que se muestra a continuación y que da la vuelta a la iglesia, se ve que toda ella se hizo en la misma época, lo que supone que la parte trasera donde está el altar y la tumba románica en piedra de Sancho, ya estaba en el siglo XVI, tal y como señala Martín Aldape en el pleito sobre su eliminación cuando comenta que se "amplia" la iglesia pero que la tumba de su antepasado ya estaba desde el principio allí. 





Se trata de un dibujo idealizado de cómo sería la iglesia  de San Pedro de Etxano del siglo XII en el valle de Oloriz (Alta Nabarra) y la torre en el siglo XVI con el castillo como se cree que pudo existir como iglesia-fortaleza, que en el caso de Andra Mari estaría detrás. 


San Miguel de Estella de donde podría proceder Sancho de Galdakano, modelo que proponemos para la trasera de Andra Mari (para más información https://lehoinabarra.blogspot.com/2020/03/hipotesis-sobre-la-procedencia-de.html). Una cata arqueológica de la zona sería, en todo caso, indispensable para aclarar muchos de los "misterios" de esta iglesia






Foto de la Familia Altuna de los años 50 presidida por Maianton Mendiola, mi tatarabuela, donde se ve el alzamiento del siglo XX en la torre del reloj, hoy desmantelad