URGOITIA Y URIZAR, DOS CIUDADES EN EL GALDAKANO MEDIEVAL



URGOITIA Y URIZAR  


DOS CIUDADES EN EL GALDAKANO MEDIEVAL


Aitzol Altuna Enzunza

Nos contaba sobre Galdakano el historiador bizkaíno José Ramón Iturriza y Garate en su libro "Historia General de Vizcaya" de 1793 que: "…tiene una iglesia parroquial de advocación de Santa María, una en Echevarri y otra en la Colación de Bedia, fundada según relaciones antiguas, por el caballero don Sancho de Galdácano, pariente del rey de Navarra hacia el año 1200 en el plano de un ribazo alto y paraje solitario”.




Construyó Sancho de Aldape o de Galdakano la Iglesia-fortaleza de Santa María o Andra Mari en lo que hoy es el barrio de Elexalde, con su barbacana, aspilleras y demás elementos defensivos, mirando hacia el castillo de Malmasín tomado por tropas castellanas. Se trajo Sancho de Galdakano con él a su familia y a numerosa gente de guerra para reestructurar la comarca. Construyó Sancho la nueva iglesia divisera de Andra Mari o Santa María, y el que se documenta como “castillo” en un entorno ya poblado desde antiguo, tal y como lo atestiguan las estelas romanas Alto Imperiales encontradas en el caserío Obispoetxe adyacente a la iglesia junto a diferentes tumbas en piedra de los siglos X-XI, además de la existencia de otras tumbas de la misma época desperdigadas por el municipio sin control alguno.



Juan Iñiguez de Ibargüen de la merindad de Zornotza a finales del siglo XVI escribió “Crónica General Española y Sumaria de la Casa de Vizcaya, y su antigua fundación y Nobleza”. Se cree que Ibargüen fue el escribiente del santanderino García Fernández de Cachopín, por lo que su crónica sobre Bizkaia es llamada de Ibargüen-Cachopín. La crónica es poco rigurosa en cuanto al pasado de Bizkaia - como tantas otras de la época- , pero sí que aporta el testimonio directo de dos personas sobre hechos de los que son testigo, además de una importante recopilación de folclore, dichos, refranes y de leyendas. Es por ello que es relevante cuando sobre Galdakano nos dice:

“A la anteiglesia de Nuestra Señora de Sancta María de Galdacano se le conçedió 10 fogueras a su vezindad. Por este pueblo pasa el río caudal y camino real cosario que dexamos dicho pasa por el pueblo de Echabarri. El agua deste río les hes de muncho probecho para la molienda de los molinos e para la labor de hazer fierro las herrerías e para la pesca de todo género de pescado que en él toman de hordinario. La plaça deste pueblo es en Urgoitia, donde hay una barriada de casas, y de hordinario suele estar y asistir aquí un alcalde del fuero de Vizcaya de los 5 alcaldes que en ella hay de antiguo acá.

Son todos buenos caseros y grangeros, y hazen razonable cosecha de pan y sidra, y crían y tienen abundançia de ganados mayores y menores. El hábito general de aquí es el antiguo, y hablan bascuençe con su sonido particular”.



El Fuero Viejo de Bizkaia (1452) fue redactado por los llamados “alcaldes del Fuero” en Idoibalzaga (Errigoiti) y no por juristas como el Fuero Nuevo (1526), de ahí su excepcional valor. Los alcaldes del Fuero eran jueces del derecho civil, no tenían las funciones del alcalde actual que se denominaban “fieles regidores” y que eran elegidos a turnos entre los vecinos mediante la fórmula de un “fuego” u hogar: un voto.

Comenta el historiador Esteban Jaime de Labayru (Batangas –Filipinas 1845 - Bilbao 1904), que “Los Alcaldes del Fuero fueron cinco en la antigüedad; tres en las merindades de Busturia y Zornoza, y dos en las de Uribe, Arratia y Bedia. Hasta el siglo XI  estas fueron también las cinco merindades que abarcaba el Señorío y a las que correspondía el toque de las  cinco bocinas para los llamamientos a Juntas o congresos so el árbol. Después se añadieron las de Marquina y Durango”. 

A finales del siglo XV surgió la merindad de Markina para poner fin a las guerras entre bandos en la zona, y adecuar las fronteras entre Bizkaia y Aitzorrotz, tenencia del Alto Deba que se incorporó por entonces a la de Gipuzkoa junto al Bajo Deba, cuando hasta entonces Bizkaia acababa en la ermita de San Andrés Astigarribia de Mutriku, quedando fuera todavía de las Juntas Generales de Gernika la merindad de Durango con su Junta de Anteiglesias en Gerediaga (las villas eran excluidas) y la de las Enkartaciones en la Abellaneda. La lucha de los bizkainos contra la creación de villas en su territorio es de suma importancia para comprender la historia de Bizkaia y la explicarenos en otro artículo. 



Dentro del reino de Nabarra, los alcaldes el Fuero actuaban como jueces de primera instancia, cuyas sentencias se podían recurrir ante el tenente de Bizkaia que era el conde o señor de Bizkaia. Los tenentes cobraban los impuestos o parte de las rentas de la tierra (pechas), imponían multas (caloñas) y ejecutaba las sentencias (separación de poderes), además, tenían propiedades arrendadas en muchos municipios a sus “labradores censuarios”.

El tenente nabarro debía de residir en el Alcázar de Bermeo que era la “cabeza” de Bizkaia o su capital. Debía de estar sobre la atalaya con cuyas piedras, según la tradición, se amuralló Bermeo que contaba con siete portales del que sobrevive el de San Juan. En su libro “Guía histórica descriptiva del viajero en el Señorío de Vizcaya” el bilbaíno Juan Eduardo Delmas (1820-1892) dice que: “Antes de la incorporación del señorío a la corona de Castilla, en Bermeo residía el tribunal del Juez Mayor de Vizcaya (…) y los pleitos se hacían ante los alcaldes y homes-buenos de Bermeo”.

Las funciones recaudatorias y las que hoy hace la policía, se hacían mediante los merinos. Además, según Iturriza, “Los merinos avisaban a los parientes mayores y a los ancianos del pueblo para que acudiesen a Idoibalzaga y a Guernica, parajes destinados en la antigüedad para celebrar la Juntas Generales, donde solían decretar y determinar lo que se habría de ejecutar para el mejor regimiento de la tierra y elegir los Merinos para tres o cuatro años y su presidente general  llamado Merino Mayor o Prestamero mayor para toda su vida  no daba ocasión para ser deshonrado”. Le faltó incluir a Iturriza Aretxabalagana en Morga, probablemente el lugar primigenio de estas Juntas de Bizkaia.

Tenemos información de un juicio celebrado en Urgoiti por estos alcaldes del Fuero gracias al historiador Esteban Jaime de Labayru (Batangas –Filipinas 1845 - Bilbao 1904), el cual recoge que: “Hízose así; y el contenido en el cuaderno o libro signado por Vallejo, se refería a que en Urgutia (Urigoiti o Urgoiti) (sic.) en la anteiglesia de Santa Maria de Galdácano a 9 de Agosto de 1488, se presentó Juan de Estibaliz de Otalora”. Por tanto, 100 años antes de la Crónica de Ibargüen-Cachopín.

También aparece mencionado “Urgutia” como un lugar donde se celebran juicios en 1445: “Testimonio de entrega de donna Teresa Gomes de Bilela (Registro de Diego Guerra. Anno de I mil CCCCXLV, a XXVII de noviembre):

Este sobredicho dia, en Oyquina, a pedimiento de la dicha donna Teresa Gomes e por virtud de vna obligaçion de dies e ocho quintales de fierro e de quatroçientos e çinquenta maravedís fecha e sygnada de Ynnigo Sanches de Bedia de sobre Juan Peres d'Ordennana e Juan d'Arratia, fiso entrega el dicho Sancho Martines en quatro bues duendos que acarreavan la piedra a Sancho Vrtis de Vsunsolo en Vrgutia; e en otros dos bues que dixo que andavan en el monte, que mostro por suios el dicho Juan d'Ordennana. E porque menos costas se fisiesen que se llamasen en la yglesia de Santa Maria de Galdacano en los tres domingos seguientes, e en el terçero domingo que llebase el dicho Juan Peres los dichos seis bueys a la dicha yglesia para que se rematasen en quien más diese por ellos. E obligo el dicho Juan Peres a sy e a todos sus bienes de llebar los dichos bueys a la dicha yglesia al dicho terçero domingo/para que se fisiese el dicho remate, so pena de seysçientos maravedis de moneda vieja e de todo el yn terexe de la parte.




Testigos, Pedro de Vasoçabala, morador en el dicho logar, e Juan Peres de Vsunsolo e Martin de Vasoçabala, escriuano del rey, e Juan de Hordennana e Martin Dias de Legaso, procurador/de la dicha donna Teresa Gomes, e otros".

García Salazar en su libro "Bienandanzas e Fortunas" (1471) nos aclara quién era Teresa Gomes: “El linaje de Gecho es antiguo, de buenos Escuderos, que poblaron en Gecho destos el que más memoria e que más valía fue Ochoa Urtis de Gecho, e Sancho Urtis de Gecho, e Sancho Urtis, su hermano, moraba en Uria. E este Ochoa Urtis obo fijo a Ochoa Urtis de Gecho Teresa Gomes, fija bastarda de Gonzalo Gomes, el Viejo, de Butron (…)".



En el Galdakano actual, si venimos desde Bilbao por la carretera general siguiendo el río Ibaizabal por su margen derecha, el barrio Urgoiti corresponde a la zona entre los barrios de Olabarri y Labea (donde está el Hospital de Galdakano), justo donde confluye el Ibaizabal con el río Zornotza o Amorebieta que viene del barrio de Gumuzio (Erletxes). Urgoiti es conocido también como “El Gallo” por el monumento que se puso allí en 1825, punto de control de la bifurcación de caminos donde estaba la cadena de la aduana, y el palacio de los Adán y Yarza construido entre 1745 y 1795, familia que había comprado la ferrería y el molino de Urgoiti así como los caseríos adyacentes.



Sin embargo es evidente que el topónimo difícilmente corresponde a la demarcación actual del barrio (Uri+goiti= población o ciudad en el alto), ni allí hubo una población en el siglo XVI como la descrita con una plaza con una barriada de casas que supusiera una “uria”, y menos el centro de toda la comarca donde pasara vista el alcalde del Fuero, ya que en el siglo XV los actuales San Esteban de Etxebarri y San Juan de Bedia pertenecían a Galdakano (hasta el siglo XVI y XVIII respectivamente), además, los habitantes de Zaratamo también hacían su junta comarcal en Galdakano. Por el barrio de Gumuzio hacia Amorebieta-Etxano, Galdakano se extendía hasta el barrio de Boroa, ya que se vendió en el siglo XIX el terreno a Etxano, donde sigue existiendo el topónimo Gumuzio (donde la actual gasolinera de Boroa) y precisamente hasta el riachuelo de Urgoiti.


Caserío Gumuzio en Galdakano y la torre Gumuzio a su izquierda. 





Barrio Urgoitia de Amorebieta Etxano


Existía la ferrería de “Urgoitia” mencionada al menos desde 1430 cuando era propietario Sancho Ortiz de Usunsolo, según consta en la subasta del solar y de la ferrería de Atutxola de Lemoa que facilitó el historiador Sabino Aguirre Gandarias. El mencionado E. Labayru dejó escrito que en 1488 en Urgoiti hubo una reunión para redactar el Fuero de ferrerías o la reglamentación por la cual se regía una ferrería. Además sabemos que existió después un molino secundario a esta ferrería cuya mitad pertenecía a María Ibañez de Labeaga, viuda de Juan de Aldape y casada en segundas nupcias con Martín de Urguitia, molino que estaba en “Urgoitia de Yuso” o Behekoa, al menos desde el siglo XVI.




Logramos aclarar parcialmente esta cuestión con el trabajo “Relación toponímica General de Galdácano” de Javier González de Durana lsusi y Kosme M. Barañano Letamendia, los cuales estudiaron los documentos y testamentos antiguos, de donde se deduce que existía un Urgoiti Behekoa y un Urgoiti Goikoa (de Yuso y de Suso):



Urgoiti: 1641, barrio que, a su vez, se subdivide en Goicoa y Becoa. Apellido citado entre 1561 y 1579.
Urgoiti-Becoa: Arragoas mencionadas en 1607. 1795, casa-torre de Urgoiti (otr. denom. La Puente, Palacio Menor y Torre de Urgoiti).



La Puente: Torre de Urgoiti-Becoa.
Torre de Urgoiti: (ver Urgoiti-Becoa). Casa-torre de Urgoiti (bombardeada en 1936).
El puente fue reedificado en 1606 por Ordoño de Zugasti, alférez y escribano real, casado con María Ibáñez de Isasi, propietarios entonces de la mitad del molino y de la ferrería de Urgoiti.

Urgoiti-Goicoa: Casería y casa-palacio de Urgoiti. El palacio fue construido entre 1745 y 1795 (otr. denom. Palacio-Mayor).
Puente la Torre o Urgoiti-Goicoa: Barrio en el lado derecho del lbaizabal, poco antes de juntarse con su afluente que viene de Erleches.
Aurrecosolo: Heredades en Ordañe, Basozabal, Arteta, Aguirre y Urgoiti-Goicoa (loc. dif.).

Por tanto, la margen derecha del Ibaizabal que corresponde al Urgoiti actual sería “Goikoa”, y la margen izquierda del Ibaizabal con su puente y la torre de Urgoitia de los Abendaño sería Urgoiti Bekoa (hoy barrio de Puentelatorre). Pero, ¿hasta dónde iba Urgoiti Goikoa? El palacio y la aduana están en un llano, por lo que el topónimo resulta extraño y nada parece indicar que allí hubiera una plaza con una barriada de casas a finales del siglo XVI, aunque por allí pasaba el Camino Real que venía de Bilbao y cuya construcción parece remontarse a los siglos XIV-XV.

x









Otros topónimos nos aclaran mejor la cuestión. En actual barrio de Elexalde y Uraburu en el trabajo sobre toponimia de Galdakano mencionado aparece:

Uruburu: Sel, montes y canteras entre Altamira y Elejalde (otr. denom. Uraburu, Ureburu y Uriburu). Uruburu-Becoa: Cas. de Uruburu, entre Altamira y Elejalde.
Uruburu-Chiquerra: Cas. de Urburu, entre Altamira y Elejalde.
Uruburu-Goicoa: Cas. de Uruburu, entre Altamira y Elejalde.

Estaba en “Uriburu” en 1655 la cantera de los Aldape-Isasi, en lo que hoy llamamos Uraburu, en textos antiguos aparece como “Uriburu”, lo que nos da una gran pista sobre lo que aquí buscamos. De su cantera se extrajeron las piedras de Andra Mari y de algunos edificios emblemáticos de Bilbao.

En el barrio de Altamira, contiguo a Uraburu y Elexalde en el mismo alto, tenemos los siguientes topónimos:

Altamira: 1799, cas. y prado de Urgoiti.
Altamira-Sarra: 1939, cas. de Urgoiti (ver Altamira).
Altamireco-Echevarría: Cas. de Altamira-Urgoiti.

El barrio de Askarri comunica la parte alta de Altamira-Elexalde-Uraburu (a 100 metros sobre el nivel del mar) con la parte baja de Urigoitia Goikoa donde estaba el Palacio (a 40 metros sobre el nivel del mar), y en este barrio tenemos:

Urzabaleta: Casería que en un principio fue casa-taberna, construida por el Municipio entre 1840 y 1845, entre Altamira y Elejalde, sobre Olabarri.
Urzabaleta Mayor: Cas. en el término de Askarri.
Urzabaleta Menor: Cas. en el término de Askarri.
Usabeleta: 1607, fuente de Urzabaleta.

Por tanto, tenemos la cabeza de la Uria en Uraburu y su apertura (Urizabaleta) en Askarri.


La ubicación en Urgoiti del barrio Elexalde también nos la da el libro “Historia General del Señorío de Vizcaya” (Tomo II pag. 433) de E. Labayru y Goicoechea. Tras la conquista de la Nabarra Occidental, Galdakano y su comarca se convirtió en una zona conflictiva, sobre todo desde la fundación de la villa de Bilbao sobre el puerto begoñés en el año 1300 por sus privilegios comerciales que incluían el cobro de aranceles a las mercancías que transitaban por ella y la creación de un nuevo Camino Real, lo que perjudicaba especialmente a los hijosdalgo galdakaneses como explicaremos en otro artículo, que llegaron incluso a bombardear la villa bilbaína con bolardos lanzados desde catapultas.

Es por ello que los labradores censuarios de las anteiglesias de Galdakano, Arrigorriaga y Zaratamo, pasaron voluntariamente en 1375 a pertenecer a la villa de Bilbao, tras concedérselo el señor de Bizkaia, el infante Don Juan (señor de Bizkaia desde 1370, rey de Castilla desde 1379), lo que les daba el amparo de su fuero de villa, para quedar así a resguardo de los “banderizos” o hijosdalgo y sus tropelías. Los labradores censuarios eran inquilinos en alquiler de los terrenos del señor de Bizkaia (collazos del señor de Bizkaia, pero no “mezquinos” que carecían de derechos), pero quedaban fuera los hijosdalgo que no pagaban impuestos porque eran “señores de la guerra” o de la defensa del territorio y también otros labradores propietarios de Galdakano.




Comenta Labayru en el libro mencionado: Por los “muchos daños y fuerzas e tomas que padecían de algunos fijosdalgo de Vizcaia, los labradores censuarios de Arrigorriaga, Zaratamo y Galdakano se querellaron antes el Señor de Vizcaia para que vieran defendidos y amparados pidieron que les fuese concedido el ser vecinos de la villa de Bilbao y pidieron, “Para ello dio a Bilbao la jurisdicción mero mixto io imperio en los labradores de las anteiglesias de Zarátamo, Galdácano y Arrigorriaga, y a los fijosdalgo les fincó á salvo las ganancias, heredamientos, términos y montes, aguas, pastos y caminos que tuvieren en las referidas anteiglesias, porque aparte de lo que era territorio censuario existía el infanzón, como en todas las demás repúblicas del Señorío, que era lo que pertenecía a los hidalgos. Expidió la carta-privilegio en Almazán a 12 de Marzo de la Era (Hispana) de 1413 o sea en el año 1375”.

El apartado “libro de los Privilegios de Bilbao” del libro mencionado de E. Labayru es el que nos da un documento impagable para saber sobre la historia de Galdakano. Se trata de la numeración y los nombres de las “fogueras” u hogares avecindados en la villa de Bilbao de las localidades de Galdakano (que incluía Bedia pero no Etxebarri, separada a comienzos del siglo XVI), Zaratamo y Arrigorriaga. El motivo era que, siendo Bilbao villa con unos privilegios concedidos por el señor de Bizkaia y rey de Castilla, tenía que contribuir al erario regio además de aportar hombres de armas en función de su población, para ello en 1514 el escribano real Sancho de Sojo levantó acta junto a los hijosdalgo y labradores del número de “fogueras” de Galdakano donde los apellidos toponímicos galdakaneses son inconfundibles, es entonces cuando nos da la posición de Urgoitia o Urgutia en Elexalde.



“En Vrgutia, que es en la anteyglesia de Galdacano, a tres días del dicho mes de setiembre, anno susodicho de mill e quinientos e quatorze, en presençia de mí, el dicho Sancho de Sojo, escriuano, e testigos de yuso escriptos, pareçió presente el dicho Juan Lopes de Retes e dixo que les pedía e requería a los dichos Juan Peres de Ysunsolo e Sancho del Castillo e Martin Saes de Oyquina, escriuano, e Pero Saes de Arechaga e Juan Gonçalis de Çamacona e Hurtun Saes de Oçaeta e Pedro de Labeaga e Juan/ de Olabarria e Martin de Labeaga e Juan de Recalde e Sancho de Bengoechea e Juan de Çamacona e otros vezinos de la dicha anteyglesia de Galdacano, que ende estaban en su ajuntamiento (…)”.


Cerca de la iglesia Andra Mari en el barrio Elexalde, a 100 metros a la derecha del camino, existía un roble centenario llamado “Guzur Aretza”, donde los galdakoztarras se juntaban antes y tras oír misa para hablar sobre los asuntos que les preocupaban o tratar cuestiones del día a día como el arreglo de los caminos, las batidas contras los lobos y otras bestias o la explotación de comunal, incluidas la ferrerías de monte o haizeolas tan abundantes en el municipio gracias a la importante meta de hierro que lo atraviesa. Incluso parece que se tomaba confesión en el mismo, tal y como se recoge en un documento ante la visita obispal de 1591: “…soy informado que lo había acostumbrado oír de penitencia en la (…) de la dicha iglesia debajo de árboles fuera de sagrado…”. Este roble fue talado por el ayuntamiento en 1935, ante las protestas de los vecinos se plantó otro en medio de una fiesta.

Pero en Elexalde no había a finales del siglo XVI una plaza y una barriada de casas, por lo que la única posibilidad sería la barriada cercana del barrio de Altamira, donde se han encontrado los caminos medievales más antiguos de Galdakano e incluso restos de una calzada romana en la sierra del monte Ganguren hacia Larrabetzu. En el artículo publicado en Euskonews con el título “Hipótesis de trabajo acerca de un camino romano por Bilbao utilizado por los peregrinos a Santiago (X. Orue-Etxebarria, J. Mencia, I. Aldekoa, R. Oleaga, E. Apellaniz y A. Arruza 2015), los autores mencionan:

“(…) del término altamira, que aparece de forma frecuente en el tramo de camino romano que hemos investigado entre Bilbao y Bermeo, y que, en nuestra opinión, tiene relación con caminos antiguos. Tanto en la documentación antigua como en la actualidad lo podemos encontrar citado como heredad, robledal, caserío, barrio, etc., en pueblos como Galdakao, Larrabetzu, Morga, Gernika-Lumo, Busturia, Mundaka y Bermeo entre otros. También aparece encima del camino antiguo que va desde Moiordin (Zaratamo) hasta el puente de Mercadillo (Galdakano). Además, siempre aparece en zonas más o menos elevadas, próximas al camino estudiado y con buenas vistas”.




El Camino de Santiago de la costa se usaba sobre todo al principio por los municipios descritos en el mencionado artículo (lo mismo que la Ruta Juradera después), siglos IX-X, tal y como señalaron Menéndez Pidal o Caro Baroja. Este Camino de Santiago discurriría cerca de Andra Mari de Elexalde en cuyo altar hay conchas de peregrino, y está documentado en el siglo XVII el asalto a un peregrino en Gumuzio. Se aportan más datos arqueológicos y documentales en el trabajo “El camino por el puente de Mercadillo-Galdakao y su conexión con el Camino de Santiago” (X. Orue-Etxebarria, F. García-Garmilla, J. Artaraz, E. Apellaniz, I. Aldekoa, A. Erkoreka, E. Madina, Euskonews 2015).

Además de Urgoiti, había en Galdakano otra “Uria” anterior en la zona labradora, por lo que era llamada “Urizarra”. El citado historiador José Ramón Iturriza nos dice en 1793: “La de Santa Marina de Ganguren, primitiva Parroquia de Galdácano fundada por los Labradores Colonos de los señores de Vizcaya en el siglo décimo (…)”.

Urizar marca el camino a Santa Marina del monte Ganguren y corresponde al núcleo de población altomedieval original de Galdakano en los actuales barrios de Bengoetxe, Agirre-Aretxabala (Ergoien), Urizar (zona de Arantzille) y Urizargoiti (Usargoiti). Hubo fuertes disputas entre ambas “Urias” en el contexto de las llamadas “luchas de banderizos” como hemos visto, con pleitos, guerras fratricidas por el control de los caminos, molinos, ferrerías o el cobro de los pontazgos, llegando a quemar cosechas, caserías e incluso casas-torre, como la de Sancho de Aldape o Galdakano en Urgoiti por una familia de “Urizar”, tal y como veremos en otro artículo.